Manipular los sentimientos


El amor siempre es importante vivirlo con libertad, es decir, poder mostrarte tal y como eres, es un indicio de que te encuentras bien y a gusto en una relación. Incluso antes de salir con la persona que te gusta. Y es que, es fácil escuchar los sentimientos cuando haces un ejercicio de introspección. A veces, puede suceder que te sientas agobiado por alguien que a ti no te interesa.

Le has dicho que no mil veces, pero sigue llamándote para quedar, insistiendo en que quiere estar contigo. Alguien que actúa así está claro que escucha sus sentimientos pero no los tuyos. Por ello, no te dejes llevar por el chantaje emocional y sigue con tu voluntad porque eres libre de sentir lo que sientes.

Por otra parte, a veces, en el seno de una relación también se pueden producir situaciones de manipulación emocional. Así sucede cuando se actúa bajo la frase de: “Si me quisieras lo harías”. Nada más lejos de la realidad, el amor potencia la libertad de las personas y es esencial entender que aunque dos personas se quieran eso no significa que tengan que ser como dos fotocopias, es decir, cada una debe mantener su identidad, su individualidad y su modo de ser. Por ello, se produce riqueza en variedad de opiniones y a veces, también conflictos. La sabiduría reside en aprender a resolver dichos conflictos, es decir, no en querer ser el alma gemela del otro en todo.

Siempre di lo que sientes, pero hazlo de una forma asertiva y poniéndote en el lugar del otro. Es decir, trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti en las mismas circunstancias. De este modo, es más fácil practicar la empatía, la escucha activa y la sensibilidad para dejar de lado el individualismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *