Las falsas ilusiones del amor

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El amor también tiene sus trampas porque en el juego de la seducción no siempre las cosas son lo que parecen. Existen personas que se sienten engañadas a nivel emocional por alguien que ha jugado con sus sentimientos a través de historias del tipo: “Ni contigo, ni sin ti”. En ocasiones, las personas no son claras en sus intenciones y tienen actitudes de ambigüedad porque se sienten bien en compañía del otro y no quieren renunciar a ello. Sin embargo, tampoco tienen intenciones de llegar a más. Las falsas ilusiones del amor también pueden alimentarse a nivel personal por miedo a aceptar la realidad tal y como es. En una situación de este tipo, existen personas que tardan mucho tiempo en dar el paso de preguntar al otro qué siente para poder aclarar sus sentimientos y pasar página en una dirección u otra.

Que hacer en una situación así

Sin embargo, esta pregunta es positiva para clarificar la situación y evitar estar en la nube de la idealización porque la caída será mayor cuanto más tiempo se alimente el autoengaño. En situaciones de este tipo en las que es posible perder la objetividad, conviene reflexionar sobre qué consejos daría uno mismo a un amigo en caso de que estuviera en una situación similar. Después, es posible aplicar estos consejos a la propia historia.

Tomar la iniciativa de confrontar la realidad a través de la realización de preguntas que pueden ayudar a resolver el diálogo interior es un signo de inteligencia emocional de aquel que tiene presente que el amor más importante es la autoestima. Resolver las falsas ilusiones del amor también es un impulso para cuidar de uno mismo haciendo la siguiente pregunta a la otra persona: “¿Qué sientes tú por mí?”

Superar la decepción

Las decepciones del amor duelen pero se superan. E incluso detrás de las decepciones de este tipo existen enseñanzas positivas porque detrás de toda ilusión rota existen instantes previos de esperanza que producen felicidad. La ilusión nunca es una pérdida de tiempo.

Para superar este tipo de decepciones conviene mirar hacia adelante e intentar no dramatizar lo ocurrido sino tomarlo como una parte natural del proceso de aprendizaje de la vida y del amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *