La ilusión es un síntoma de enamoramiento


Pocos síntomas son tan claros de que una persona se está enamorando como la ilusión que indica ese despertar de la conciencia ante el objeto de deseo que se presenta como un posible nuevo amor. La ilusión no siempre deriva en enamoramiento. En ocasiones, dicha ilusión es tan breve y dura tan pocos días que el sentimiento no va más allá de una alegría momentánea por haber conocido a alguien que parecía especial.

La ilusión te da salud emocional

La ilusión es básica en la receta de una buena salud emocional ya que es un estímulo de motivación y de fuerza. La ilusión de un nuevo amor puede compensar el peso negativo de otros factores de la vida en el ámbito laboral o en la amistad que se observan bajo la óptica de una nueva luz gracias a la fuerza de ese regalo vital. Las personas que están ilusionadas en una fase de enamoramiento se sienten afortunadas por poder experimentar una vivencia de este tipo. La ilusión es una señal de que el corazón está muy vivo y tiene esperanza.

Tener los pies en el suelo

Uno de los factores no tan positivos de la ilusión del enamoramiento es que a la persona le cuesta mantener los pies en el suelo, analizar su historia de amor con objetividad e incluso, la ilusión tiene tal fuerza que se convierte en una burbuja envolvente que centra gran parte de la energía mental y física de esa persona. La máxima prioridad de un enamorado es vivir su historia, por ello, también revive y recuerda todos los detalles cuando está en ausencia de la otra persona.

Tener los pies en el suelo durante la ilusión supone ser capaz de atender las criticas constructivas del grupo de amigos cercano. También implica no tomar decisiones trascendentales en un momento en el que las cosas no se ven tal y como son por estar en una nube.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *