¿Qué hacer cuando no estás enamorado sino obsesionado?


El amor y la obsesión no tienen nada que ver, es decir, una persona enamorada de verdad no está obsesionada sino que una nueva ilusión ha entrado a formar parte de su vida, sin que eso implique desplazar todo lo demás. El amor es un sentimiento de plenitud, una pareja que se quiere comparte muchos momentos en común, pero además, el crecimiento personal compartido en pareja también puede ser más potenciador. El amor puede tornarse obsesivo y a partir de ese momento, la persona queda enganchada en una rueda de pensamientos negativos e irracionales.

Recupera tu propio centro

Esa obsesión se convierte en el centro vital de esa persona al punto de robarle libertad. El paso más importante para superar una obsesión sentimental es tomar conciencia de que no merece la pena seguir con la misma actitud y es fundamental hacer un esfuerzo por combatir el problema. Lo más saludable es marcar distancia con la otra persona e incluso, pedirle explícitamente que respete esa distancia como una necesidad personal. En ocasiones, se produce un gran sufrimiento porque la persona en una situación de rechazo emocional queda bloqueada al hacerse la pregunta: ¿Por qué a mí? Es mejor cambiar esta pregunta por una actitud de comprensión hacia el corazón ajeno.

Empieza a quererte

El paso más importante en una situación de este tipo es empezar a quererte de verdad. Con frecuencia, una obsesión sentimental está vinculada con una baja autoestima. De ahí que marcarte pequeños objetivos que quieres cumplir en tu vida personal y profesional te irá dando confianza para sentirte mejor.

Busca ocupaciones que se conviertan en agradables distracciones, por ejemplo, puedes practicar una afición y buscar la forma de cultivar esta inquietud con otras personas que también disfruten de esa actividad. Cuando una persona se encierra en una obsesión siente que no hay más realidad, sin embargo, con el paso del tiempo, la perspectiva va cambiando y el final de una obsesión está más cerca.

1 comentario

  1. Gracias . Trataré de hacer lo posible. Ya van cuatro años que trato de dejar lo que pueda de mí hacía una compañera de trabajo con quien no tuve nada. Nunca la persegui ni nada por el estilo. Pero cada vez que compartimos algo me siento recontra re bien. Charlar. Jugar un partido de ping pong o compartir un cumple años con amigos. Pero a veces cuando no me saluda y se va me siento no muy bien pero tampoco tan mal. La última vez que me sentí muy mal fue para su cumpleaños hace dos años cuando le lleve una torta al trabajo. Y medio que me mando a la mierda por ello. El tema es que de estar enamorado donde cada vez que la veía me llenaba de alegría y felicidad. Cuando se separó y otro comañero estaba atrás de ella me enfermé de celos. Hace cuatro años. Y por ese tema comenzó lo mio. Me la pase llorando casi sin poder comer ni dormir durante ocho días y al final le tuve que decir todo lo que me pasaba porque sino creía que me moría. Fue creo mi peor error pero no pude manejarlo. Ella se acercó un poco más a mi pero después de empezó a alejar y eso me mató. Pero bueno. Eso fue en ese tiempo y pasó. Hoy. Después de todo eso no puedo dejar de quererla y tenerle un cariño muy grande. Pero aún tengo miedo que a ella le de miedo y se aleje otra vez. Me es complicado porque me encantaría poder compartir con ella lo que sea y con anigos. Pero lamentablente tuve un accaccidente grave y mi autoestima bajo al mínimo nivel. Y aún así. Y al igual que ella quiero mucho a otras personas. Pero a veces me doy cuenta que soy dependiente de su afecto y que si me llevo bien con ella está todo re bien en mi vida. Pero sino. Me siento mal. Y me cuesta generar mi propio curso de proyectos de vida. Y aun me cuesta un poco eso. Y la veo siempre y siempre anhelo compartir cosas. Así que gracias por sus consejos. Gracias. Intentaré con lo que me queda ser yo con mi propia vida. Y tratar de no dejar tanto de mi por los demás. Aunque en mi caso me va a costar porque siempre fui así. De todas maneras gracias por todas las explicaciones y palabras. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *