Objetivos de un noviazgo positivo


El noviazgo es una etapa de conocimiento mutuo, por tanto, cuanto mejor conozcas a tu pareja más fácil te será saber si te sientes preparado para compartir la vida con ella. Además, existen personas que consideran que un noviazgo de muchos años, puede rozar la eternidad, por tanto, puede ser negativo. La verdad es que de forma curiosa existen casos de personas que después de haber estado saliendo durante muchos años, rompieron su matrimonio en breve.

Sin embargo, las estadísticas no son justas para definir el amor. En general, un noviazgo se hace más breve con la madurez si lo comparamos con la adolescencia. En la etapa adulta, se tiene mayor capacidad de tomar decisiones, de aprovechar el tiempo y de saber qué es lo que se quiere de verdad.
SEGUIR LEYENDO «Objetivos de un noviazgo positivo»

El inicio de una historia de amor es perfecto


En el amor, al igual que en la propia vida, existen diferentes etapas. Está claro que la primera etapa de noviazgo, la fase de conquista y de seducción es una de las más inolvidables para cualquier pareja. Es un momento en el que se viven muchas emociones encontradas, por un lado experimentas mucha emoción pero también sientes una gran incertidumbre y dudas de qué pasará.

Por ello, en el inicio de una historia de amor debes hacer un gran esfuerzo por pensar en el presente y valorar el ahora de verdad. No te obsesiones con el futuro y con la evolución de la historia puesto que un amor se construye día a día. Es decir, en la medida en que trabajes por un principio más fuerte también tendrás otros momentos mejores después.
SEGUIR LEYENDO «El inicio de una historia de amor es perfecto»

La relación del noviazgo con el divorcio


El divorcio puede convertirse en una terrible pesadilla. Si estás en esa situación, debes intentar mantener a raya esa pesadilla y disfrutar de una relación de amor eterno. Obviamente, permanecer juntos después de un divorcio puede ser casi imposible pero, con el paso del tiempo debéis intentar comprenderos uno al otro y comenzar a disfrutar de vuestras vidas. ¿Recuerdas vuestro noviazgo?

Cuando se sufre un divorcio una de las causas en las que siempre se piensa es en el tiempo de noviazgo. Muchas personas piensan que el mantener un noviazgo corto puede ser un claro motivo de divorcio. Está claro que hay que intentar conocerse antes de dar el paso pero, ese tiempo puede ser más grande o más pequeño. La media general está en uno dos años de noviazgo.

Por el contrario, mucha gente también piensa que un periodo demasiado largo de noviazgo puede resultar perjudicial. El amor y la pasión pueden ir desapareciendo hasta que se llegue a un punto en el que ya no hay nada. Vivir juntos antes de casarse es importante ya que no hay nada mejor para conocer a otra persona que la convivencia. A veces, las personas nos pueden sorprender a la hora de compartir sus vidas. No es igual verte con tu pareja cada dos días y en un restaurante de moda que, verte nada más levantarte día tras día.

La edad también es importante. Muchos dicen que la edad perfecta para el compromiso son los 25 pero, está claro que no todo el mundo tiene exactamente 25 años vividos igual que otra persona. Existen personas que con 19 años son más maduras que otras de 40. Eso de la edad es muy subjetivo.

Noviazgo, ventajas y desventajas


La etapa del noviazgo brinda a sus miembros conocerse mejor. Si lo analizas desde una concepción más profunda, hablamos de un período preparatorio de cara al matrimonio o la convivencia.

Aunque dependiendo de los casos, es recomendable que el noviazgo no se alargue en el tiempo (se aconseja entre un año y dos años y medio) porque si rebasa los límites establecidos se transforma en algo ya diferente y no satisfactorio como al principio.

Los beneficios de ser protagonista de un noviazgo son numerosos:

1. Proporciona a los jóvenes una relación más fructífera con los demás.

2. Ayuda a conocerse recíprocamente en cuanto a carácter, sentimientos, gustos, aficiones, ideales de vida.

3. Combate el egoísmo, fomenta la generosidad, confianza, honestidad, el respeto; estimula la reflexión y el sentido de responsabilidad.

4. Se puede practicar la habilidad de resolver conflictos sin el compromiso del matrimonio.

5. Provee la manera de encontrar una pareja apropiada.

6. Ofrece la oportunidad de llegar a ser una persona más fuerte y lograr madurar en varios aspectos. Te puede ayudar a ver las cosas de distintas maneras.

7. Te permite que te tomes el tiempo necesario para decidir cuando quieres llevar esa relación a algo más estable y definitivo.

Es preciso evaluar al detalle la relación que se mantiene durante el noviazgo ya que ésta en ocasiones puede acarrear factores negativos, entre los cuales destacamos los siguientes:

1. Se pueden abandonar relaciones amistosas que eran fuente de bienestar y crecimiento.

2. Decrece la atención al resto de la familia, convirtiéndose el novio/a en su única preocupación.

3. Aumentan los celos sin causa justificada.

4. Se descuidan los estudios o baja el rendimiento laboral.

5. Falta de respeto hacia la libertad, decisiones y sentimientos de la pareja.

6. Las responsabilidades pasan a un segundo plano.

Novios adolescentes


En la adolescencia, el mundo se abre de una manera diferente para los jóvenes y muchos aspectos se vuelven sumamente atractivos, como la libertad, la autonomía, el sexo opuesto, el amor, etc.

En esta edad se vivencia el primer amor, ese amor que llevamos prendado a nuestros recuerdos, y sentimos que nos enamoramos no una sino muchas veces. Esta sensación es maravillosa, de adultos la seguimos experimentando, y es uno de los estados más sublimes que puede vivir un ser humano.
SEGUIR LEYENDO «Novios adolescentes»

Comportamientos del noviazgo


El noviazgo, como toda relación amorosa, se forma por dos personas que están viviendo una situación muy especial de atracción y enamoramiento; y como es de esperar, estas personas se comportan de diversas maneras según puedan o sepan expresar lo que están sintiendo.

Ésta etapa es vital para formalizar en el futuro una relación. Para llegar a un matrimonio o convivencia consolidada y sana, el noviazgo deberá serlo también. Es muy importante conocer bien a la otra persona, para evitar que más adelante juegue malas pasadas.

Ese amor verdadero será finalmente el indicativo de que la persona escogida es la correcta; es un sentimiento que surge y se reconoce luego de un tiempo de tratarse y conocerse más profundamente, aprendiendo a disfrutar de las virtudes del otro y a superar juntos los defectos que ambos puedan tener.

En reglas generales los comportamientos que podemos observar en un noviazgo son:

Atracción inicial.
– Amistad y sentimientos de cercanía.
Reconocimiento mutuo de la atracción que se siente y el surgimiento del amor.
Pensamiento recurrente y casi obsesivo, idealizando a la persona que amamos.
Deseo compulsivo de ver y estar en todo momento con esa persona.
– Necesidad de agradar en todo al ser amado.
Cambio repentino que nos enfoca exclusivamente en nuestra imagen, en la otra persona y nos lleva a descuidar otros aspectos.
Sentimientos nuevos y emociones desconocidas cuando nos encontramos con esa persona.

Obviamente estos son los comportamientos más característicos de las personas que están ante una relación de amor verdadero; todo irá variando y aún acrecentándose a medida que el noviazgo se fortalezca.

El noviazgo y sus ventajas


Es una de las etapas más bonitas de la vida del ser humano. Es una relación transitoria entre un hombre y una mujer, en la que se conocen más a fondo para decidir en un determinado momento pasar a la siguiente fase que es el matrimonio o bien vivir juntos.

En el noviazgo se pasa del llamado “tonteo” a una nueva relación de mayor conocimiento entre los novios y que a su vez debe estar basada en la entrega, comprensión y respeto.

Cuando se decide dar el paso de formalizar la relación, se deberá asumir ciertas responsabilidades, pero también la pareja disfrutará de muchas ventajas a su favor, como:

– Es más fácil ser más fuertes y reaccionar ante determinadas circunstancias de forma más madura.
– Permite que te tomes el tiempo necesario para decidir cuando quieres llevar esa relación a algo más estable y definitivo.
– Es el marco ideal para conocer a la otra persona en profundidad, cosa que no ocurriría en una relación superficial. Conocimiento en cuanto a carácter, gustos, aficiones, ideales de vida o de religión, tan vitales para valorar nuestra compatibilidad con la otra persona, sobretodo cuando el objetivo de esa relación es el de acabar compartiendo sus vidas.
– Supone una práctica para resolver conflictos de cara al futuro matrimonio o convivencia en común.
– Combate el egoísmo, fomenta la generosidad, confianza, honestidad y respeto.
– Estimula la reflexión y el sentido de responsabilidad.
– Ayuda a relacionarse con los demás.
– Dentro de los compromisos que cada pareja asuma en su relación, el noviazgo permite cierta libertad que con el matrimonio es mucho más limitada.

Pero como todo, dependerá del tipo de relación que ambos deseen llevar y forma de ser de cada uno, y de lo que estén dispuestos a dar el uno por el otro y a comprometerse.