Estar cansado de esperar a una persona


La espera puede ser interminable en el amor y cuando se prolonga más de lo que uno desea, la paciencia es más necesaria todavía. Toda espera tiene un límite y un final en el tiempo que está marcado por la decisión de aquel que decide dar carpetazo a un asunto cansado de que sus esperanzas nunca se vean colmadas. Dejar de esperar a una persona es un acto de higiene mental y de salud emocional porque aquel que siempre vive esperando, carga con la ansiedad de no saber qué pasará y la frustración de que nunca se produce el milagro.

Cómo actuar en una situación así

Lo que tienes que hacer cuando estés cansado de esperar a una persona es escuchar ese desencanto interior como una señal que te ofrece información sobre cómo está tu mundo interior. En una fase así te sientes quemado por una historia, decepcionado por cómo son las cosas y triste. Además, también observas la realidad desde la perspectiva negativa que te deja esa historia con un sabor amargo.

Cuando vives esperando a que algo cambie y hace mucho tiempo que estás en esa posición, puede que haya llegado el momento de cerrar esa puerta para centrarte en ti, asimilar lo que ha pasado, curar las heridas y avanzar en otra dirección. Una persona se siente mucho mejor consigo misma cuando asume lo que ha pasado aunque esté herida por no ser correspondida.

Deja de esperar y camina

Una historia es imposible en presente cuando dos personas no quieren lo mismo y cuando una da mucho y la otra da poco o nada. Esta situación es muy habitual y quienes se ven inmersos en una relación de este tipo pueden tardar mucho tiempo en aceptar las cosas tal y como son por el deseo de que todo sea distinto que se ve alimentado por una esperanza que cuando no se basa en la realidad, puede llegar a ser insana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *