El poder emocional de la amistad femenina


Cualquier vínculo afectivo saludable aporta algo bueno a la vida de las personas. Pero la amistad femenina es uno de los lazos más saludables. Las buenas amigas comparten muchos momentos juntas. Y los momentos de amistad son una buena dosis antiestrés. Tener buenas amigas ayuda, incluso, a mejorar la relación de pareja en tanto que en un plan femenino se pueden tratar temas que no se tocan con la pareja.

Qué aporta la amistad femenina

Las mujeres suelen interpretar su realidad con una alta carga emocional. Por ello, entre dos amigas se establece una conexión muy profunda y una gran empatía. Las buenas amistades se convierten en una excelente compañía para disfrutar de la vida tanto en los buenos momentos como en los malos.

La amistad es enriquecedora tanto para quien tiene pareja como para quien no la tiene. El problema surge cuando dentro de la imagen que tiene una chica del amor tiene una noción excluyente de la vida en pareja. Así se comportan quienes descuidan otros lazos por el hecho de compartir la vida con un chico.

Cuanto mejor te sientes contigo misma, es decir, cuanto más cubiertas tienes todas las áreas de tu vida, más plena y feliz te sientes también en el amor.

La independencia que te da la amistad

Tener buenas amigas también te ayuda a ser mucho más independiente respecto de tu pareja al poder hacer planes con ellas. Tus amigas no tienen por qué serlo de tu pareja. Conviene tener claro este punto para evitar decepciones innecesarias. Con una buena amiga se comparten planes de todo tipo pero lo más importante es saber que puedes contar con esa persona cuando las cosas se ponen feas en el amor o ante un problema personal importante. Las buenas amistades te hacen darte cuanta de que no estás sola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *