El milagro del amor correspondido


Existe algo que en filosofía se llama admiración. Tal vez, uno de los problemas del hombre actual es la poca capacidad que tiene a la hora de admirar la realidad porque ha quedado cegado por el valor de la rutina. Sin embargo, el amor en sí mismo no puede más que causar admiración y más cuando es correspondido. Con el término milagro lo único que quiero expresar es que se trata de un regalo que te aporta tal grado de felicidad que debes aprender a valorar.

Por otra parte, el amor cuando es recíproco es un milagro porque significa que te encontraste con la persona adecuada, en el momento exacto justo en el momento en que ambos estabais buscando lo mismo por ambas partes. El instante en que conoces a alguien es más importante de lo que parece a simple vista ya que si una persona está cerrada al amor, por mucho que otra le pueda resultar atractiva, no hará nada por estar con ella. O tal vez, tarde mucho tiempo en evolucionar y dar el paso.

Por otra parte, conocer a esa persona que para ti es especial también es algo que tiene su grado de misterio ya que puede que no le hubieses conocido si no te hubieses animado a salir aquel sábado con tus amigas, si no hubieses ido aquel día a una conferencia, o cualquier otro lugar en el que te encontraste con alguien que te movió por dentro y te cambió tu mapa del mundo.

Muchas personas cuando empiezan a sentir algo por alguien empiezan a contarlo a amigos íntimos para pedir opinión de la historia. En cambio, hay personas que no cuentan nada a nadie hasta que no están con esa persona a la que quieren. En ese caso, es bonito ver cómo el sentimiento empieza a crecer por dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *