El desamor es mejor que la incertidumbre


Existen personas que tardan un tiempo en asumir la verdad de una situación por temor a conocer la realidad y que esa verdad sea demasiado dolorosa. Pero conviene precisar que el desamor siempre se supera. Con lo que es muy difícil convivir un día tras otro es con la incertidumbre de no saber qué quiere el otro. La incertidumbre es insana cuando se trata de un deseo que toca tan de cerca el corazón humano. El corazón pierde su tranquilidad y su paz interior cuando vive a la deriva de lo incierto durante más tiempo del debido.

Cierra la puerta

Cierra la puerta de verdad a ese deseo y hazlo de una forma coherente y responsable contigo mismo porque asumes la verdad de las circunstancias. Es decir, si te das cuenta de que el sentimiento que tienes por una persona no es correspondido, no tiene sentido seguir alimentando con falsas expectativas ese cariño que solo te va a hacer sufrir más todavía.

Cerrar la puerta supone cortar todo contacto con la otra persona y no pensar en retomarlo en el futuro. Si eso tiene que pasar, pasará, pero no es lo importante ahora mismo.

Vive tu amargura

Cualquier persona que hace frente de golpe al desamor sabe que esa amargura está ahí. Es una amargura que contiene la suma de varios elementos como el dolor, la rabia, la tristeza y la impotencia.

No ignores lo que sientes, habla de ello con naturalidad con una persona de tu confianza y no te guardes todo ese dolor para ti porque podría convertirse en un veneno emocional que te robe cosas muy bonitas.

Toma tu decisión

Toma tu decisión de una forma consciente para poner punto y final a la incertidumbre. Darte cuenta de cómo son las cosas y no de cómo te gustaría que fueran es el primer paso.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *