Cuatro factores que influyen en el enamoramiento

enamoramiento
El proceso de enamoramiento es uno de los más especiales en la vida de una persona. Existen cuatro factores que influyen en el enamoramiento. ¿Cuáles son estos elementos que componen la magia del sentimiento? En Son Pareja te lo contamos.

Receptividad para el enamoramiento

Generalmente, para que una persona se enamore tiene que estar en un momento personal de disposición para ello. Es difícil abrir el corazón cuando la persona lo tiene cerrado por completo. Estar receptivo significa tener la puerta abierta a la posibilidad de vivir un amor.

Aquello que te dicen de otra persona

Cuando te has fijado en alguien, puedes estar condicionado por la opinión que otras personas próximas a ti tienen de ese alguien. Sencillamente, porque esa información te ayuda a hacerte una idea de su carácter y modo de ser. Por esta razón, cuando ese alguien que ha llamado tu atención despierta opiniones favorables en tu círculo social, esto también influye de forma positiva en tu propio criterio.

Semejanzas

El enamoramiento despierta un sentimiento de afiliación, es decir, de identificación con el objeto de deseo. Por esta razón, cuando te enamoras de una persona, observas las semejanzas que os unen. En algunos casos, puedes llegar incluso a imaginarlas a partir de la proyección.

persona-nueva

Una persona nueva

Es cierto que a veces surge el amor entre dos amigos. Sin embargo, también es muy habitual que el flechazo surja ante el sentimiento de admiración que produce la novedad de observar una nueva persona en el entorno próximo. Es decir, la novedad incrementa el interés porque produce curiosidad. Curiosidad por saber quién es ese alguien y cuál es su historia.

Estos son los cuatro elementos más importantes que influyen en la elección de una pareja. También está el factor suerte. Es decir, lo imprevisible de la vida materializado en el presente.

1 comentario

  1. yo soy un hombre mayor y no se encuentra el amor haci nomas las damas no se lo que buscan despues dicen que somos dificiles pero bueno es la vida…hector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *