Cuatro cosas que aprendes de ti mismo tras el desamor

vivir-un-desamor
El desamor es una experiencia que duele y mucho. Sin embargo, en las heridas también hay aprendizaje. ¿Cuáles son las cosas que aprendes de ti mismo después del desamor?

La esperanza es una emoción ambigua

¿Por qué motivo? Porque la esperanza es como un dulce que se asoma en el horizonte y que te ayuda a sobrellevar, con esa alegría de futuro, una realidad más amarga a nivel presente. Es decir, es una emoción que integra la dicotomía de la tristeza del ahora con la alegría en potencia del mañana.

Eres vulnerable

Incluso aunque no quieras mostrar síntomas de debilidad, en tu interior, sabes que eres vulnerable. El desamor afecta al núcleo esencial de la persona, es una situación que duele y produce la experiencia amarga de la soledad.

Aunque estés rodeado de gente, en el desamor puedes sentirte solo a nivel interno ante esa experiencia de desarraigo del enamorado.

Los finales tristes también existen

El amor no se compone siempre de momentos felices sino que el enamoramiento también puede dar lugar a finales tristes que producen una experiencia de tristeza y malestar en el corazón.

cansancio

Cansancio psicológico

El desamor agota mentalmente. Por la sencilla razón de que el afectado termina cansado de hacerse las mismas preguntas que brotan del corazón casi por pura inercia. Preguntas del tipo: ¿Por qué me ha ocurrido esto a mí? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? ¿Y qué va a pasar a partir de ahora? ¿Es posible una reconciliación? Preguntas marcadas por la incertidumbre del mañana. Sin embargo, la incertidumbre no solo está presente en el desamor, sino también en el amor. ¿Cuál es la diferencia? Que es más difícil resistir esta incertidumbre en el desamor porque en este momento duele más.

Por tanto, el desamor es una vivencia de la que aprender muchas cosas nuevas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.