Cuando el hombre va de compras


Muchos hombres se dan cuenta de que el consumismo es más bien una forma de estimulación no necesario, propio del capitalismo, cuyos fines son el sostenimiento de una actividad productiva creciente.

Precisamente por esta razón, los varones consideran que comprar es ante todo una misión. Tan pronto como adquieren un determinado artículo, abandonan la tienda cuanto antes.

Respecto a las compras de ropa, usualmente, ellos no dedican más de una hora en renovar su guardarropa. Generalmente, para una vendedora los clientes fáciles de convencer pertenecen al género masculino. Si además la vendedora es bella, emite bonitas y persuasivas palabras, la venta está garantizada.

Sin embargo, los hombres no son tontos por eso muchas veces prefieren comprar con mujeres de confianza que les ofrezcan su opinión sincera sobre el producto ¡Hablamos de esas buenas amigas que son capaces de intuir de antemano si una prenda les va sentar bien!

Algunos de los requisitos, que demandan los hombres en el momento de las compras, están relacionados con aspectos utilitarios: Dan suma importancia a disponer de espacio para aparcar, que el producto se encuentre disponible en stock, o que no haya largas colas para pagar.

Según el experto Robert Price, director de marketing de CVS Caremark:

Los hombres quieren entrar en la tienda, comprar el bien que andan buscando, y salir rápidamente.

El hecho de que el dependiente muestre interés en ayudar a encontrar un determinado producto, es una cuestión fundamental para los hombres. Si, además el empleado lanza claras señales de querer ir rápido a la hora de cobrar, el contento del cliente masculino crece considerablemente.

Los productos que se venden en los establecimientos están colocados estratégicamente, siguiendo frecuentemente la premisa de “ir dirigido a hombres o a mujeres”. Por ejemplo, los artículos de hombres se pueden hallar en la parte de adelante de la tienda ya que las mujeres no tienen problema en aventurarse entre la ropa de hombre para conseguir la suya propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *