Consejos para no ceder ante el chantaje emocional de tu pareja


Existen distintas formas de comunicación interpersonal aunque no todas ellas son igual de efectivas. Existen errores de comunicación que se deben superar de una forma consciente: el chantaje emocional es un claro ejemplo de cómo una persona puede no respetar la voluntad de otra ejerciendo algún tipo de presión emocional o manipulación. Existen personas que pueden ceder más fácilmente ante este tipo de situaciones, por ejemplo, en un momento de debilidad, por ser víctima del miedo o por sufrir una baja autoestima. ¿Cómo puedes evitar ser víctima de la manipulación emocional?

Dar un margen de respuesta

Existen personas que de una forma casi automática dicen que si a una petición incluso cuando en su interior quieren decir que no. En ese caso, para ganar seguridad en ti mismo, lo que puedes hacer cuando tu pareja te haga una petición determinada es decirle que tienes que pensarlo y que en breve le darás una respuesta. Esta actitud te da más seguridad en ti mismo y te hace ser consciente de que tienes el control sobre tu decisión porque eres libre. Defender tu propio espacio es una buena medida.

Asume las consecuencias de decir que no

Existen personas que evitan decir que no porque temen a las consecuencias que esa negativa pueda tener por ejemplo, quieren evitar que la pareja se enfade. En ese caso, piensa que si tu pareja se enfada es su problema pero no el tuyo porque tú no eres responsable de su disgusto. Las personas que tienden al chantaje emocional también se alimentan de los miedos del otro: uno de los más desarrollados es el miedo a ser abandonado. En ese caso, mantente firme en tu respuesta y no des mil argumentos para justificar tu actitud.

Entrenamiento práctico

Para ganar seguridad en ti mismo en este tipo de situaciones necesitas del entrenamiento práctico que surge de afrontar este tipo de conflictos. En ese caso, lo importante es que identifiques cuándo estás siendo manipulado. Para ello, observa en qué momento tu pareja no respeta tu voluntad y trata de convencerte de algo que no quieres hacer cuando ya le has explicado claramente tu punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *