Conocer a los suegros


Llega un momento en que la mayoría de las relaciones de pareja se afianzan con el tiempo, lo que conlleva entre otras cosas el conocer a la familia de nuestra respectiva compañero/a, en concreto a sus padres.

Aunque es un parentesco que siempre ha tenido mala fama, hay que intentar evitar los conflictos en todo momento, creando así un nuevo lazo familiar basado en el afecto y respeto como personas que todos somos.
De lo contrario puede repercutir seriamente en nuestra relación amorosa. Para conseguir una buena relación con los suegros hay algunas sugerencias:

– Toma una visión positiva de esa nueva parte de la familia en tu vida. Piensa en ellos como una extensión de tu pareja y quiérelos por ello.
– Procurar tener tiempo para ayudarlos en tareas que no puedan hacer solos. Al mostrarles tu interés por ellos reforzará los lazos familiares y así en vuestros momentos de necesidad, recibirás su ayuda con más facilidad.
– Nunca intentes poner a tu pareja en contra de sus padres. Si tienes alguna opinión negativa sobre ellos exprésala con delicadeza, pues de lo contrario la acabarías poniendo en muy mala posición al tener que mediar entre las dos partes provocando en muchos casos una elección forzada.
– Llámalos y muestra interés por tus suegros. Es muy constructivo pasar momentos a solas con ellos para formar lazos como individuos.
– Piensa que nadie es perfecto y sé indulgente con sus defectos. Cuando cometan errores acepta las disculpas y si no las recibes, perdona y sigue adelante.

Si lo consigues, beneficiará a tu paz mental y piensa que el rencor solo lleva a la autodestrucción y a que se perjudique la relación. La familia siempre es lo más importante.

1 comentario

  1. Creo que lo que escribiste se aplica a cualquier ser humano, muchas veces se pelea por el amor de alguien amado, lamentablemente, pero bueno somos humanos y erramos, sentimos, sufrimos, y queremos, aunque no se si algun dia conozca a mis suegros, ya llevo 1 año y medio de novio, y mi novia aun no tuvo el valor para presentarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *