Cómo superar las promesas que no se cumplen

como-superar-las-promesas-que-no-se-cumplen
Verbalizar un mensaje que muestra un compromiso de futuro, no implica su cumplimiento directo en la práctica. Es algo que ocurre en el amor y, también, en la amistad. En ocasiones, las palabras parecen debilitarse más allá de su fuerza inicial. ¿Cómo superar las promesas que no se cumplen?

1. Habla cuanto antes sobre cómo te sientes

El malestar en torno a la situación crece cuando el afectado se siente confundido, sin embargo, no expone con claridad cómo se encuentra ante las expectativas rotas. Por medio de una conversación, cada uno puede conocer el punto de vista del otro. Por ejemplo, quizá quien realizó su promesa no fuese verdaderamente consciente de las consecuencias de no cumplir aquello que dijo.

2. Contextualiza la situación en un marco más amplio

¿Las promesas rotas son habituales en la relación o, por el contrario, se trata de una circunstancia puntual? ¿Creíste que el emisor se haría cargo del valor de sus palabras o hubo algo que te hizo dudar desde el principio? Existen muchos matices que forman parte de una misma realidad. Por tanto, no te quedes estancado únicamente en el contenido de la promesa y analiza la escena de un modo más general.

pareja-enamorada-en-el-campo

3. Sigue adelante

¿Qué ocurre cuando alguien queda aparentemente estancado en el recuerdo de una promesa que no se cumplió? No disfruta realmente de las oportunidades del presente, sigue vinculado con aquello que no ocurrió. Una promesa rota puede darte el impulso para seguir adelante en cualquier circunstancia. En ocasiones, puede ser el motivo definitivo de la ruptura de una relación infeliz.

Pero existen otros procesos. Por ejemplo, quizá el hecho marque un punto de inflexión positivo a partir de una conversación en la que ambos expresan cómo se sienten en torno a lo ocurrido. Y, a través de la asertividad y la escucha, mejoran sus habilidades de comunicación.

¿Cómo superar las promesas que no se cumplen? Con comprensión, amor propio y sinceridad. Porque, a veces, la decepción parte de falsas expectativas que nacen de uno mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.