Cómo saber qué puedes esperar de otra persona


Las expectativas que tú pongas en otra persona no siempre son equivalentes a lo que la realidad del otro marca. Las expectativas son subjetivas pero además, la lógica de los comportamientos también lo es en tanto que cada persona se comporta de acuerdo a sus valores, su experiencia y sus ideas. Esta es una de las razones por las que dos personas pueden ser totalmente incompatibles, tener choques constantes en actitudes que causan un daño mutuo.

Cómo cuidar de ti

Prolongar este tipo de situaciones es como querer que el otro cambie por arte de magia y se transforme en una persona distinta. En casos así, lo mejor es dejar ir, es decir, practicar la ley del desapego para no seguir sujentando un vínculo que a la larga, causará más daño todavía. Es importante aprender a valorar lo que cada persona puede ofrecerte y acetarlo. Sin embargo, existen situaciones concretas en las que es insano para uno mismo mantener un desajuste en las expectativas. En ese caso, decir adiós se convierte en una cuestión de salud y bienestar. En el mundo existen muchas personas y con frecuencia, cuando te permites distanciarte de alguien que con su actitud te hace sufrir, logras ver más allá porque hay todo un mundo por descubrir.

Para saber qué puedes esperar de otra persona tienes que observas sus palabras pero todavía más sus hechos.

Decir adiós

Existe un ejercicio de coaching que puede ayudarte a decir adiós. Escribe una carta de despedida en la que digas todo lo que necesitas expresar a esa persona. No envíes la carta, el contenido debe quedar para ti, de esta forma, te sientes más libre al expresar sin ningún tipo de censura todo lo que sientes. Para que una despedida sea positiva tiene que hacerse desde la gratitud, en ese caso, es importante que en tu carta haya mensajes de valoración positiva por haber conocido a la otra persona y el tiempo compartido.

Para decir adiós a una persona tienes que tener razones de peso que te impulsen a ello. Es decir, no debe de ser un acto caprichoso de la voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *