Cómo resolver una lucha interior

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Existen muchos momentos de la vida en los que una persona puede sentir una lucha interior, un debate emocional que muestra una alternativa entre dos o más opciones. Es posible sentir lucha interior ante la duda de no saber si confesar los sentimientos de amor hacia otra persona, al igual que también es posible experimentar esta inquietud en la etapa previa a la ruptura de pareja. Una persona puede tener dudas sobre qué siente y qué quiere. Este tipo de debate interior no debe prolongarse ininterrumpidamente ya que es agotador cargar con la duda constante y los sentimientos contradictorios. ¿Cómo resolver una lucha interior?

Identifica tus opciones

Una vez que hayas identificado el conflicto concreto también es recomendable que enumeres las opciones que te planteas para solucionar esa situación concreta. Puedes realizar el ejercicio de poner por escrito estas opciones para poder visualizar claramente el abanico de posibilidades.


También puedes realizar una valoración en un porcentaje de 0 a 5 sobre cuál es tu nivel de satisfacción con cada alternativa: ¿Con qué opción te sientes más cómodo a nivel interno? ¿Qué alternativa te hace sentir mejor contigo mismo a corto plazo pero también, cuando visualizas las consecuencias de esta decisión en tu futuro?

Elige tu felicidad

Intenta tomar aquellas decisión que te hace sentir mejor contigo mismo y con tu propia vida. Escuchar los consejos de otras personas puede ayudarte a tener otros puntos de vista, sin embargo, lo más importante es tu propio criterio.

Puedes tomarte unos días o unas semanas para concretar tu decisión, sin embargo, es recomendable que te marques el tiempo concreto que necesitas para pensar y meditar al respecto. Es aconsejable que respetes este periodo de tiempo establecido para tomar tu decisión y materializarla en la realidad. Una vez que hayas tomado tu decisión, evita preguntarte qué hubiese pasado si hubieses tomado otra alternativa. No te muevas en el plano de las hipótesis sino de tu realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *