Cómo afectan las vacaciones a la pareja


Existen estudios que afirman que durante las vacaciones de verano o de Navidad aumentan los casos de divorcio ya que durante esos días, el tiempo de convivencia también aumenta de forma lógica. Es decir, aumenta la posibilidad de tener ciertos roces y conflictos con la pareja.

A lo largo del año, como consecuencia de las largas horas de jornada laboral, se tiene menos tiempo para compartir con la familia. En breve, celebramos la vacaciones de Semana Santa por lo que merece la pena pensar en la importancia de disfrutar los días de descanso al igual que los fines de semana con una actitud positiva.

Durante el tiempo de ocio, podemos disfrutar de las relaciones sociales completamente alejados del estrés laboral y del cansancio. Pero eso no significa que durante el tiempo de descanso de las vacaciones cada persona pueda y deba tener también su propio espacio. De hecho, la clave para estar bien con los demás se basa, precisamente, en estar bien con uno mismo. Así es más fácil mantener la ilusión por cultivar el tiempo de ocio.

Programar la agenda de las vacaciones en pareja puede ser un plan excelente que te una con ella. Por esta razón, es esencial llegar a acuerdos en relación con las actividades y los lugares a visitar. Por tanto, ceder es una de las claves del éxito de cualquier proceso de negociación en el que hay cariño y amor. Las vacaciones pueden ser una oportunidad para cultivar la magia y enamorar de nuevo a la otra persona. Mantener una historia de amor a lo largo de los años implica tener capacidad de imaginación y creatividad por sorprenderle tanto como sea necesario. Lo importante no es el destino sino estar con aquella persona a la que quieres y que es especial para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *