Cinco situaciones incómodas en una primera cita

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Una primera cita, muestra un primer encuentro que suele estar marcado por las altas expectativas y la ilusión. Sin embargo, también existen cinco posibles situaciones incómodas en un primer encuentro que conviene tener en cuenta. Una situación posible es que la otra persona se retrase más de un cuarto de hora, o incluso, que anule el plan en el último momento y te deje plantado.

No fluye la conversación

Otra situación que puede darse de un modo muy real en esta primera cita es que la conversación entre ambos no fluya. Y esto no siempre indica que las dos personas no tienen puntos en común. Simplemente, en medio de los nervios de ese primer encuentro y de la falta de naturalidad habitual en este tipo de situaciones, no se encuentran temas que sean de interés común. Cuando la conversación no fluye en una primera cita, los silencios se tornan muy tensos.

Una broma que no es comprendida

Otra situación posible en un primer encuentro es que uno de los dos haga una broma con el objetivo de potenciar el sentido del humor en la charla y provocar una sonrisa en la otra persona, y no lograr este objetivo. El sentido del humor también es muy subjetivo, por esta razón, conviene tener cuidado con el uso de la ironía en un primer encuentro.

Que atienda el teléfono

Lo verdaderamente incómodo en una primera cita no es que suene el teléfono de la otra persona (o el propio), sino que lo descuelgue y se ponga a hablar durante un rato largo sin tener en cuenta que interrumpe la cita mientras tanto.

Que hable de su ex

También resulta bastante tenso ser confidente en una primera cita y escuchar cómo el acompañanante relata anécdotas de su ex, revive su pasado sentimental y convierte el presente en la excusa perfecta para hablar del ayer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *