Cinco consejos para llevarte bien con tu suegra


Cuando te casas, también estableces unos compromisos obligados con la familia de tu pareja. De hecho, es un gesto de amor hacia ella, teniendo en cuenta que tu pareja necesita seguir teniendo contacto con los suyos, llevarse bien y poder contar con sus seres queridos. Además, para ti también es una ganancia emocional en tanto que sumas más cariño a tu vida y personas que pueden aportarte algo bueno. Existen tensiones familiares en donde las cosas se llevan al límite de tener que decidir: hay personas que han elegido entre su pareja y su familia, teniendo que renunciar a una de las partes.

Cómo llevarte bien con la sugra

En primer lugar, evita los prejuicios, deja de lado la cultura popular que existe alrededor de las suegras porque existen personas fantásticas. Así que aunque una suegra nunca será cómo tu madre, sí puede ser un vínculo positivo. En el caso de aquellas personas que han perdido a su madre, la suegra sí puede convertirse en algo muy similar al amor maternal: un vínculo protector y positivo.

En segundo lugar, evita las preguntas indiscretas, intenta tener conversaciones amenas. Pero sin entrar en temas que sabes que pueden herir su sensibilidad.

Hazle la vida agradable a tu pareja, y tu suegra te lo agradecerá de inmediato porque ninguna madre quiere que su hijo sea infeliz. Todo lo contrario.

En cuarto lugar, intenta ponerte en su lugar: la diferencia generacional es importante y marca una distancia en la comunicación. Por ello, intenta ser más paciente.

Para finalizar, aprende a dar tiempo al tiempo. La relación irá evolucionando con el paso del tiempo, puede que al principio sea más tensa, simplemente, porque no hay una base sólida.

La familia política es importante

La familia política también es importante. Está claro que para cada ser humano no hay nada comparable a los suyos, sin embargo, dejando esa idea de lado, la familia política es muy importante no sólo para tu pareja, sino también para ti.

4 comentarios

  1. Yo creo que por mucho que una relación con la suegra pueda ser buena, siempre habrá algo que no le guste. Debe ser que todas las mujeres nacemos con ese chip de “fastidiar” a las parejas de nuestros hijos.

  2. Yo todavía no me he casado, pero tengo una relación muy estrecha con la familia de mi novio. La verdad es que por el momento he tenido mucha suerte en este aspecto, especialmente con mi suegra. Creo que la clave para que la relación funcione es intentar encontrar cosas en común con ella para que se cree esa complicidad tan difícil de encontrar. Por otro lado, es importante cortar desde el principio si se mete demasiado en las cosas de pareja. En este caso, lo mejor es que sea él quién le comente a su madre las cosas que no le parecen del todo bien en su comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *