Boda con embarazo


Tienes la ilusión de vivir una boda de ensueño, un acontecimiento que será formidable porque se añade otro ingrediente de felicidad: Te encuentras en estado de buena esperanza.

Recuerda que las novias embarazadas desprenden una luz que envuelve en una esfera mágica a todos los que se hallan a su alrededor… Los sentimientos están más que nunca a flor de piel.

Y para que el evento transcurra en perfecta armonía, te presentamos unas recomendaciones:

1. El enlace que se va a celebrar simboliza no sólo la unión a la persona que amas, sino también el punto de partida para la creación de una familia. Por ello, debes procurar un enorme entusiasmo.

2. Como bien sabes organizar una boda supone cierto grado de estrés y en tu estado de embarazo has de buscar ante todo tranquilidad. Por este motivo, delega responsabilidades en personas de confianza: padres, hermanos, amigos. Seguro que ellos sabrán cómo echarte un cable para que todo salga bien. A continuación te detallamos una lista de prioridades a la hora de organizar la boda:

Fecha de la boda.
Trámites para boda civil.
Trámites para boda religiosa.
Lugar de la ceremonia de la boda.
Lugar de la recepción de la boda.
Invitaciones de boda.
Vestido de novia.
Anillos de matrimonio.

3. Lo ideal es celebrar la boda entre finales del primer trimestre de embarazo o principios del segundo trimestre. Con ello se pretende que la novia embarazada disfrute mejor de la celebración porque no se sentirá tan pesada ni hinchada como si estuviera en la fase final de la gestación.

4. El destino para la luna de miel tiene que reunir las condiciones necesarias que proporcionen sosiego a la futura mamá. Playas tranquilas, entornos repletos de paz. En definitiva una estancia que invite a descansar plenamente y vaciar la mente de todo tipo de preocupaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *