Acostumbrarte a la otra persona


Cuando te enamoras de alguien y tienes una relación estable, te acostumbras a ese alguien, a su modo de ser y a su carácter. Sin embargo, no siempre acostumbrarte a alguien, implica estar enamorado. Como dice el propio término, la costumbre remite a la monotonía y a la rutina de haberte habituado a estar con el otro. Pero la costumbre en este sentido, es totalmente contraria al amor en el que hay pasión, romanticismo y ganas de vivir en común una historia diferente. Al menos, estos ingredientes tienen mucha fuerza al inicio de un romance.

Después de muchos años de convivencia, una persona puede seguir unida a otra por pura costumbre. Sin embargo, conviene reflexionar sobre los propios sentimientos para ser honesto y evitar el autoengaño. Por ejemplo, aquellas personas que han dejado de amar a su pareja pueden seguir porque se han acostumbrado a esta situación y la prefieren al hecho de estar solas. Pero en ese caso, la compañía se convierte en un parche para hacer frente a la situación de la vida.

Conviene transformar la costumbre siempre en su sentido positivo. Es decir, intenta conocer a la persona que comparte su vida contigo, estar a su lado, integrarle en tu entorno para que forme parte de tu mundo y sea alguien importante… A partir de allí, te irás acostumbrando poco a poco a su presencia, y si dicha costumbre es gratificante para ti, entonces, notarás bienestar, motivación y alegría. Sin embargo, si no te trae fuerza para ti, te hará sentir mal contigom mismo, porque al final, la relación será un estorbo y un obstáculo para alcanzar otras metas. Merece la pena aprender a vivir el presente con ilusión y fuerza para que el amor nunca se convierta en una rutina, sino más bien, para poder amar en libertad plena.

2 comentarios

  1. Hola!

    Quiero que me ayudes.

    Tengo mi pareja, somos mujeres. Tenemos un año de relación, todo comenzó de la nada y por circunstancias de la vida tuvimos que vivir juntas en una semana de a haber salido amorosamente.
    Desde entonces han habido situaciones difíciles.
    Al principio yo no quería tener una estabilidad con ella; ser novias.
    Aunque se lo repetí mil veces que no quería ella siempre insistía.
    Igual vivíamos juntas, cocinábamos, teníamos atención de una con la otra y claro, siempre existió el sexo.
    Al pasar los meses yo decidí tomar eso en serio porque me parecía una buena mujer. Antes de ser novias ella me celaba mucho, sin embargo lo entendía. Pero ya al ser novias todo empeoró. Ni siquiera me dejaba salir sola, me controlaba mi horario de salida y llegada, tenía que ir casi que obligada a su trabajo porque sino se molestaba, o si ella salía primero que yo me buscaba a mi trabajo. Nunca hubo un momento de espacio, si me quería ver con mis amigos tenia que ir ella porque sino entonces yo no podía ir sola y todo por su máxima desconfianza Yo he tratado de ir ganándome su confianza pero es bastante complejo ya que en su pasado la dañaron bastante por ese mismo tema.
    El tema es que ella en las noches tiene que dormir junto a mi para yo dormirla, sí, suena tonto pero ella sin mi no puede dormir, tengo que abrazarla o, acariciarle la espalda, o moverla como a los niños. Claro ella siempre de espalda a mi.
    Lo cierto del caso es que se está volviendo dependiente de mi, pero es mucho mas dependiente a la hora de dormir. Nosotras recién terminamos, pero seguimos viviendo juntas. Igual no quisiera que esto terminara pero ella ha llegado al punto de querer suicidarse y siempre me amenaza que se las voy a pagar. A todas estas, he estado un año con ella en las buenas y malas. No me d tiempo ni te verme con mis amistades mucho menos tendré tiempo para serle infiel con otra mujer. Ella ve fantasma de donde no los hay ya hasta le tengo un poco de miedo porque también me ha agredido. Ella dice que no esta mal que ella no pueda dormir. Pero yo lo veo como una dependencia. Y no me agrada. ¡Cómo podría sobrellevar esta situación sin que tengamos que terminar?

  2. Mismo caso, pero relación hetero. La cosa es que me acostumbré a ella, aunque me atraen y se me acercan mil chicas con las que saldría, por eso se que con ella no puedo estar pues solo estaría siendo condescendiente con ella ignorando mis necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *