¿Son éticas las relaciones de conveniencia?


¿Spm éticas las relaciones de conveniencia? En la vida existen relaciones por interés y por utilidad que son necesarias puesto que los contactos sociales te ayudan a lograr objetivos en ciertos momentos. Por ejemplo, cuantas más personas conoces más opciones de que alguien pueda hacerte un favor en el momento en que se lo pidas. Sin embargo, no conviene instrumentalizar a las personas al punto de pensar únicamente en el interés que te reportan. Lo adecuado es que incluso los vínculos más superficiales estén sustentados por un aprecio o por un cariño hacia esa persona. De lo contrario, a nivel interno, se actúa desde un punto de vista hipócrita pensando simplemente en uno mismo.

En algunos casos, la relaciones de conveniencia también se producen en el amor, por ejemplo, cuando alguien está con otra persona no porque se haya enamorado sino porque obtiene un bien en su propio beneficio. Por ejemplo, una buena posición económica y una situación acomodada.

La ética individual de cada uno es la que marca la diferencia entre los correcto y lo incorrecto. Por ello, cada uno tiene que valorar si las relaciones por interés o utilidad son honestas o no lo son. En cualquier caso, lo que sí suele suceder es que cuando uno mismo es protagonista de una situación así, y alguien se siente utilizado por otra persona, lejos de sentirse bien, se siente como si hubiese sido rebajado como persona a la categoría de un objeto o un instrumento sin valor.

Las relaciones por interés o por utilidad son cada vez más propias de la sociedad individualista en donde el interés individual prima por encima del interés general común. Sin embargo, merece la pena hacer autocrítica para fundamentar unos valores sólidos que ayuden a mejorar las relaciones personales desde el respeto y desde la empatía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *