Romper una relación estable


La estabilidad dentro de una relación que se rompe es relativa, es decir, la estabilidad puede ser feliz pero también, puede estar acompañada de infelicidad. En general, aquellas relaciones estables que se rompen están enmarcadas en el contexto de una relación más basada en la comodidad y en la costumbre que en el enamoramiento real. Por ello, un buen día, una de las partes descubre que quiere algo mejor, que no quiere renunciar a la posibilidad de encontrar una relación más satisfactoria.

El amor basado en la costumbre

En cualquier relación existe costumbre, sin embargo, quienes simplemente, se dejan llevar por la inercia sin hacer nada por intentar mejorar la situación, entonces, también sufren mucho más a nivel interno. El dolor que produce la costumbre de un amor sin pasión, es agónico. Es decir, causa mucho dolor, inseguridad y tristeza. Quienes viven un amor basado en la costumbre, lejos de resignarse deberían tomar conciencia de la situación para aprender a vivir mejor y poder disfrutar del momento presente.

Cómo romper una relación estable

En primer lugar, tienes que estar mentalizado para entender que la ruptura no va a ser nada fácil ni para ti, ni para el otro. Por ello, lo mejor en una situación así es cortar el trato de una forma radical para evitar las medias tintas de intentar ser amigos. Cuando existe tanto dolor de por medio es imposible ser amigos.

Por otra parte, aunque intentarás buscar un buen momento para hablar del tema, ten en cuenta que ningún momento será realmente bueno para dar esta noticia. Es decir, si la otra persona no quiere romper la relación, le va a sentar mal de todas formas, por ello, respeta el espacio del otro, respecta su dolor y también, el tuyo. Pero por supuesto, no respetes a tu derecho de vivir como deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *