Purga psicológica tras una ruptura


No hay nada peor que sufrir una ruptura. Por lo general, esta suele ser una desagradable sorpresa para una de las partes y suele ser mortal para la autoestima. Una ruptura puede hacer que el mundo parezca un lugar cruel y despiadado, pero es necesario recuperarse antes de que termines sumido en una depresión.

Constantemente estarás recordando los momentos vividos con esa persona. Elimina cosas que te traigan recuerdos y restablece tu espacio de manera que gire en torno a ti como individuo. Y no te olvides de quitar esa foto de los dos que seguro sigues manteniendo en tu cartera. Esconde todo lejos (también puedes regalar) y consigue que no tengas nada a la vista que te pueda traer recuerdos.

La purga psicológica es mucho más difícil, si solo se piensa en el orgullo. Es importante no intentar vengarse. No tiene sentido acechar a esa persona Facebook, o tratar e hackear su correo electrónico. No hay que seguir llamando a la expareja todo el día para explicarle lo mal que te ha dejado. Este comportamiento solo te mantendrá atrapado en el pasado y hará que te aferres al resentimiento.

Concéntrate en tu vida. Llena tu tiempo con actividades que te pueden hacer sentir realimente bien. Date algún capricho. Seguro que has estado mucho tiempo queriendo comprarte algo o realizar al especial, como por ejemplo un viaje. Pues no lo dudes y hazlo. Ahora es el momento de pensar en ti y en tu bienestar. No hace falta que derroches dinero para sentirte mejor, simplemente haz algo que te llene y que te permita disfrutar de tu nueva vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *