Pareja egoísta


Mientras que una relación normal se basa en los sólidos cimientos de amor y el compromiso, una relación marcada por las huellas de egoísmo y la falta de respeto es algo aterrador. Aunque no se puede esperar la perfección de la otra persona, es necesario que la pareja se complemente y el amor se mantenga día a día. El egoísmo, en una relación comienza cuando una de las dos partes está demasiado preocupada por las necesidades físicas y emocionales de si mismo.

Una pareja egoísta domina la relación. Sus premisas se basan en ideas ilógicas. Una completa negación de los sentimientos de la pareja, que se supone que es su “media naranja” no es más que egoísmo en una relación. La gravedad del problema se intensifica, cuando la persona que sufre es incapaz de averiguar la causa de tal comportamiento irracional de la pareja. Las conversaciones y discusiones acerca de la relación pueden llegar a ser constantes.

No cabe duda de que el egoísmo en las relaciones conduce a relaciones adictivas y perjudiciales. No es muy difícil identificar los signos de una pareja egoísta. Por ejemplo, un cambio repentino e inexplicable en el comportamiento de la pareja es la primera señal de los problemas. Un cambio de comportamiento puede producirse por varios factores, como el estrés o la presión en el trabajo.

Aunque, es normal que cualquier relación pase por altos y bajos, algo muy serio es cuando la otra persona comienza a ignorar a su pareja de manera constante. Cuidado con las expectativas que se crean en torno a las relaciones. Dichas expectativas son las necesidades que uno necesita cubrir en la relación pero la línea entre expectativas y egoísmo es muy delgada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *