Miedos que arruinan una potencial historia de amor


Existen miedos que tiran por la borda una potencial historia de amor. La naturaleza del miedo es impulsarnos a huir de aquello que nos asusta y el amor, pese a ser un fin tan noble también puede causar vértigo. Desde el punto de vista racional, es recomendable reflexionar sobre estas sensaciones desagradables para no tirar la toalla y seguir luchando por la felicidad personal. ¿Qué miedos pueden arruinar una potencial historia de amor causando desamor?

Miedo al rechazo

Uno de los miedos más universales es el temor al rechazo, a que el otro no sienta exactamente lo mismo. La idea de confesar un sentimiento y que la respuesta del otro no sea la misma produce sensación de desagrado y miedo al ridículo cuando en realidad no hay nada tan valiente y honesto como expresar una verdad del corazón. Cuando quieras confesar un sentimiento, centra tu atención en aquello que tú quieres decir y no en lo que quiere decir el otro.

Miedo a no ser suficiente para el otro

Existen miedos que están vinculados con la autoestima. Uno de los miedos más comunes es el “temor a no ser suficiente para el otro” que surge del complejo de inferioridad propio de quien se compara con su objeto de deseo desde una perspectiva equivocada.

El miedo al futuro

El futuro siempre es incierto, apostar por una nueva historia es iniciar una nueva etapa que nunca se sabe cuánto puede durar. El miedo al futuro es especialmente palpable en aquellos que buscan la seguridad en cada paso. Nadie puede predecir el mañana porque el amor se trabaja siempre en presente.

Miedo al compromiso

El miedo al compromiso frecuente en aquellas personas que asocian la idea de tener pareja con la falta de libertad también puede ser causa de boicotear una potencial historia de amor. Los miedos están ahí, son una realidad. Lo que importa es identificarlos para poder plantarles cara.

1 comentario

  1. un chico me dijo que el gusto mucho y es mucho menor q yo por 3 años y no se q decirle o si me gusta y le digo q no por la edad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *