Merecer una segunda oportunidad


Las segundas oportunidades no son siempre una solución para encontrar la felicidad. Dar una segunda oportunidad a una persona que te ha hecho mucho daño puede que te haga simplemente revivir los malos momentos que has vivido junto a ella. Está claro que todas las relaciones tienen sus altibajos, pero la confusión emocional no debe entorpecer tu decisión final.

Para un momento y repasa toda vuestra “historia”. Si siempre habéis solucionado los problemas con éxito puedes intentar darle a esa persona otra oportunidad pero siempre hay una gota que es la encargada de colmar el vaso. Habla con tus amistades a ver cuál es su opinión. Tus amigos y familiares son los que mejor te conocen y te apoyarán en tus decisiones pero, siempre te darán otro punto de vista en el que, tal vez no hayas caído.

Si tus amigos y la familia no aprueban la vuelta con tu ex-novio, entonces podría ser una señal de que algo no estás viendo y que no va a ser nada bueno para ti. Romper una relación es un paso muy duro que no todas las personas se atreven a dar. Intenta saber cuál es el motivo por el que esa persona quiere volver contigo.

El examen de todos los factores cercanos que tengas es muy importante antes de determinar si se merece o no una segunda oportunidad. La respuesta podría ser muy clara a pesar de que te niegues a admitirla. Tu felicidad es lo más importante,. Nunca te olvides de ella y no hagas cosas por pena o por no romper tus costumbres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *