¿La relación de pareja aporta felicidad?


Es difícil establecer normas generales sobre el comportamiento humano ya que cada persona es única e irrepetible. Sin embargo, sí existe una ley universal: la búsqueda de la felicidad. Una búsqueda que es totalmente subjetiva. Es decir, cada persona da un valor a un bien determinado. Mientras que algunas personas solteras valoran su libertad, existen personas que buscan la estabilidad de una relación de pareja. ¿Pero es dicha relación la que aporta la felicidad individual a modo de causa y efecto?

La felicidad siempre parte de uno mismo

La felicidad no está causada por el hecho de tener pareja sino que es uno mismo quien decide ser feliz en esa relación implicándose cada día en el cuidado de la misma. Las personas que consideran que es la relación y no la propia actitud la causa de la felicidad, corren el riesgo de asumir un rol pasivo respecto de la historia y dejarse atrapar por las circunstancias externas.

Una relación evoluciona cada día

Está claro que una relación de pareja feliz aporta ilusión personal, sin embargo, esa ilusión no se alimenta a partir de la nada sino que crece gracias al compromiso mutuo adquirido.

Una relación de pareja no es la receta mágica que corrige los defectos personales sino que es uno mismo quien, estando casado o soltero, debe de intentar superarse a sí mismo, pulir algunos defectos y reforzar sus virtudes en un proceso de crecimiento constante.

Creer que la felicidad surge por el hecho de estar en pareja y no a partir de uno mismo también puede conducir a la dependencia afectiva de asociar el bienestar únicamente con el noviazgo. Una relación de pareja puede aportar felicidad pero también, todo lo contrario. Y en caso de no ser feliz en una relación, es importante tomar decisiones de acuerdo al propio bienestar personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *