La importancia del pensamiento positivo


Prácticamente todos los libros de autoayuda que puedes encontrar en el mercado tiene una cosa en común: expresan la importancia de ser positivos para aumentar la felicidad y el bienestar. Se han hecho muchos estudios sobre el poder del pensamiento positivo y los beneficios que este tiene sobre nuestra salud. El pensamiento positivo puede reducir el estrés, ayuda a las personas a vivir más tiempo y mejora su bienestar general y su capacidad de hacer frente a momentos no demasiado agradables.

Así que si es así de simple, ¿por qué no vivimos en una sociedad completamente feliz? La respuesta es que nadie, ni tú ni yo, quiere admitir que en el fondo somos bastante negativos. Y si no se admite que es negativo ¿cómo se puede cambiar a un estilo de vida positivo? Podemos empezar evitando la negatividad en nuestra propia persona.

“Estoy solo” o “nadie me quiere” no es algo que te dé muchos ánimos para vivir de manera feliz ¿no crees? Una vez que hayas admitido que eres negativo, o por lo menos tienes cosas negativas, debes ser consciente de tus pensamientos diarios. Cuando los analices y veas lo rápido que entran los pensamientos negativos en tu mente, debes “darles la vuelta” rápidamente.

En lugar de pensar “yo no creo que pueda hacer eso” es mejor que pienses: “Me encanta; un nuevo desafío y voy a poder con él”. Elimina de tu vocabulario frases como “no se puede” y sustitúyelas por una palabra: “puedo”. Comienza a pensar en positivo sobre las personas que te rodean y no hables enseguida de los puntos malos que las ves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *