La importancia del optimismo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El optimismo implica un claro positivismo. Ser optimista te permitirá tener un entusiasmo en ti mismo que te ayudará a hacer frente a la vida mucho mejor. Los optimistas tienen menos problema en su vida, esto incluye trabajo, amor, etc. Las personas con una actitud desesperada ante la vida pueden desarrollar hasta problemas de salud. Existe menor riesgo de muerte en las personas con un mayor optimismo, ya que no suelen sufrir hipertensión o un elevado estrés.

La Universidad de Pittsburgh realizó hace algún tiempo un estudio en el que se encontró que las mujeres mayores de cincuenta años eran menos propensas a sufrir enfermedades cardiacas siendo optimistas. ¿Qué parte del pesimismo o el optimismo se hereda? Esta respuesta no está todavía clara, pero sí se sabe que diferentes acontecimientos en la infancia pueden influir en la forma de ser de una persona para el resto de su vida.

Esta actitud no se puede mejorar con facilidad, pero seguramente si puedes por lo menos intentarlo. Lo que puedes hacer para evitar el pesimismo es empezar a salir con personas que son más optimistas. No puedes escoger a la familia, pero sí a tus amistades. El optimismo es verdaderamente contagioso. Cuando las cosas te van bien, te sientes feliz por ello y eso se nota en tu forma de ser.

El aprendizaje del optimismo es posible por lo que deberás invertir bastante tiempo en estas “clases” tan importantes para tu vida. Debes saber lo que es bueno para ti. En cuanto lo sepas, harás que tu forma de ser mejore y seas mucho más positivo con todo lo que te rodea. La felicidad es el elixir de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *