Historia del matrimonio


La mayoría de las sociedades necesitaban un entorno seguro para la perpetuación de la especie, un sistema de reglas para manejar la concesión de derechos de propiedad y la protección de las líneas de sangre. La institución del matrimonio organizaba estas necesidades. Por ejemplo, una antigua ley hebrea obliga a un hombre en convertirse en el marido de la viuda de su hermano fallecido.

Existen diferentes tipos de matrimonios según las diferentes culturas que existen por todo el mundo: poligamia, poliginia, poliandria, endogamia, exogamia y monogamia. En el antiguo Egipto, en teoría, las mujeres tenían los mismos derechos, pero no siempre esto se mantenía. A lo largo de la historia, y aún hoy, las parejas deben organizarse formando un matrimonio. Antiguamente, la mayoría de las parejas no se casaban por amor.

Algunos matrimonios se realizaban simplemente para hacer el papel de representantes, como acciones comerciales para que las familias pudieran hacer negocios, etc. Pocos de estos matrimonios se realizaban a partir de un cortejo o un noviazgo, pero la mayoría si tenían tradiciones que se debían cumplir.

Una tradición casi universal es la del anillo de compromiso. Esta costumbre se remonta a los antiguos romanos. Se cree que la redondez del anillo representa la eternidad. Por lo tanto, el uso de anillos de boda simboliza una unión que va a durar para siempre. La idea del matrimonio como un sacramento y no sólo como una especie de contrato se remonta a la época de San Pablo, quien comparó la relación entre un esposo y una esposa a la de Cristo y su iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *