Formas de complicar una historia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Existen personas que tienen la gran virtud de simplificar las cosas. Otras, por el contrario, tienen la capacidad de complicarlas de una forma asombrosa. ¿Qué efecto produce la complicación en el amor? Que termina causando cansancio, aburrimiento y rechazo. Incluso, cuando hay mucho cariño de por medio. ¿Qué formas existen de complicar una historia?

Buscar mil vueltas a todo, desconfiar de la pareja, querer saber dónde está y qué hace a casa paso, creer que nada es suficiente, que nunca las cosas son lo suficientemente perfectas, que siempre es el mismo el que toma la iniciativa… A veces, las cosas funcionan de verdad sin que a lo mejor, las bases de una historia de amor sean tan lógicas como pudiera parecer en realidad. Sin embargo, lo importante es que funcionan.

Pero en el momento en que los protagonistas se ponen a analizar al milímetro su situación, puede que terminen actuando del modo contrario al deseado. De normal, por ejemplo, aquel que se da cuenta de que da más de lo que recibe, se pone a la defensiva, esperando nuevas reacciones en la pareja. Otra forma de complicar el amor es esperar que el otro siempre adivine tus pensamientos sin tener que decirlos.

Esta es una característica principalmente femenina. El orgullo y la vanidad lo complican todo. Por el contrario, la humildad es una puerta abierta hacia el alma ajena. La falta de comunicación es una de las principales causas de infelicidad en la pareja. Tampoco es positivo no dedicar el tiempo necesario al otro y no darle el espacio que merece en tu vida. De lo contrario, puede sentirse descolocado, y en algún momento, quizá se marche. Complicar las cosas parece un arte. Pero el verdadero arte, reside en simplificarlo todo. Complicar una historia te hace dar mil vueltas a la cabeza, causa preocupación y malestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *