Formas originales de entregar un poema de amor


Escribir un poema de amor es un gesto bonito de romanticismo en pareja y por suerte, no hace falta ser un gran escritor para poder escribir unas frases poéticas. Para ello, solo es necesario escuchar aquello que te brota del corazón porque la persona que va a recibir ese poema, es la indicada: es decir, no te va a juzgar de una forma negativa si tus versos no superan un nivel determinado. ¿Cómo entregar un poema de amor de forma original?

Gestos románticos de amor

En primer lugar, ten en cuenta que si lo prefieres también puedes tomar prestado el poema de otro autor importante porque en la historia de la literatura tienes muchos ejemplos de romanticismo. Pablo Neruda es un claro ejemplo. Puedes mandar un ramo de flores a tu pareja por sorpresa, en un día cualquiera para que tenga más valor todavía, y en la nota, añadir ese poema que has preparado.

Del mismo modo, puedes elaborar un powerpoint con algunas fotografías de vuestra historia de amor y añadir el mensaje escrito. Las nuevas tecnologías también favorecen el romanticismo.

Por supuesto, los teléfonos móviles también permiten el contacto rápido e inmediato. Por ello, puedes utilizar alguna cita célebre de un autor para enviarla a través de correo electrónico a tu pareja para darle las buenas noches. Las cosas se valoran mucho más por la noche, después de un día de duro trabajo y de cansancio.

Algunos programas de radio también permiten la posibilidad al oyente de dedicar una canción a un ser querido. Recuerda que la música también es una forma de poesía.

En caso de tener un blog personal, puedes crear una entrada con un post directamente dirigido a la persona que quieres. Es una forma de hacer una declaración de amor en público.

Escribir un poema

Escribir un poema es un gesto bonito que te ayuda también, a tomar conciencia de qué sientes tú, qué quieres y por qué deseas estar al lado de la otra persona. Un poema de amor, no se puede forzar, de lo contrario, suena artificial. Su verdad reside en los sentimientos del corazón.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *