El factor mágico del amor

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El amor tiene parte de voluntad cuando se asume un compromiso con otra persona. Sin embargo, el amor también está lleno de azar y de suerte. Factores que conectan directamente con la magia en la realidad. Todo aquello que es imprevisible, te sorprende. E incluso, tiene parte de misterio. Es un misterio que dos personas se conozcan en un momento dado y empiecen a sentir algo la una por la otra. El factor mágico del amor también se muestra en una etapa tan fascinante como el enamoramiento. Momento en el que se abre una puerta de luz en la vida de los enamorados que sienten que flotan de felicidad en ciertos momentos.

Más allá de la racionalidad

El factor mágico del amor es el que nos recuerda que no se puede reducir todo a la lógica de la razón puesto que los sentimientos también tienen su propia lógica. El factor mágico del amor es motivo de romanticismo, causa de inspiración de muchos poemas románticos, base de fondo de tantas canciones que cantan al corazón y de muchas cartas de amor escritas en secreto.

En cierta forma, la lógica del amor hace que la mente se evada de las leyes de la realidad en ciertos momentos. Así sucede ante un amor platónico, ante las ensoñaciones que existen detrás de un amor imposible y en la idealización que un enamorado tiene del otro.

El papel de la voluntad

El factor trascendental del amor es el que debe servir de consuelo a aquellas personas que en ocasiones, se culpan a sí mismas por su mala suerte amorosa como si todo dependiese de sí mismas. En el amor, nadie manda en el corazón ajeno. El amor es algo real que tiene mucho de ensoñación y de fantasía. El amor y el deseo puede dar lugar a mundos paralelos que solo son conocidos por el protagonista de su mundo interno.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *