Estar realmente enamorado


Existe una clara diferencia entre tener la sensación de estar enamorado y el convencimiento real de estarlo de verdad. La sensación de estar realmente enamorado te da una fuerza y una seguridad que solo es posible comprender cuando se vive. Entre otras cosas porque esa ilusión te renueva por dentro, te da vida, te da alas, te ayuda a crecer como persona, pero desde un pensamiento positivo que surge de una forma natural. La vida tiene otro color, tus aspiraciones cambian y tus prioridades también al compás de esa persona que hace que tu corazón lata más fuerte en ciertos momentos o que se te ponga un nudo en la garganta sin saber muy bien, el motivo.

El misterio de estar enamorado

El misterio de estar enamorado es lo que dota de un sentido especial a un sentimiento que merece la pena vivir y disfrutar más allá del resultado final. Nadie puede saber, al principio del enamoramiento, cómo va a derivar esa historia, qué va a suceder en el futuro, sin embargo, esa incertidumbre es un aliciente que aporta una curiosidad sana al corazón.

Cuando estás realmente enamorado también relativizas ciertos sentimientos previos a los que etiquetaste como amor, y de pronto, te das cuenta de que no lo eran. En más de una ocasión, en la vida de muchas personas, el verdadero amor se hace esperar, pero cuando llega, esa espera te hace valorarlo mucho más porque es un premio a todo lo que has pasado hasta ese momento.

Qué hacer cuando estás realmente enamorado

Cuando estás realmente enamorado, lo único que puedes hacer, si quieres ser feliz, es vivir esa historia: no dejar que el miedo o cualquier tipo de circunstancia externa mate esa ilusión que está creciendo en tu interior. Es tu tiempo, es tu momento, por tanto, aprovéchalo.

5 comentarios

  1. El miedo siempre es un antídoto del amor, de esas relaciones que se quieren vivir sin barreras, pero realmente vale la pena lanzarse sin pensar en qué ocurrirá si pasa esto o lo otro. El amor tiene su parte positiva y negativa, como las espinas con su aroma embriagador y sus espinas. No vivirlo a lo grande es perderse tanto que lo mejor es no pensar en lo malo por sistema, por principio. Siempre habrá valido la pena si ha sido amor de verdad.

  2. Gracias Maite. Quise decir como las rosas, no como las espinas, fue una errata aunque creo que se sobreentiende. Un saludo,
    Ana

  3. Si te casas para hacerte feliz, MI CONSEJO ES; NO TE CASES….!
    CASATE, PARA HACER FELIZ A LA PERSONA QUE DICES QUE “”AMAS””,EN EL VERDADERO AMOR
    NO HAY EGISMO, Y SI LA PAREJA PIENSA Y SIENTE IGUAL” que tu SERAN FELICES…esta es mi experiencia despues de mas de 70 anos de casado.” recuerda este pasaje: NINGUNO BUSQUE SU PROPIO BIEN SINO EL BIEN DEL OTRO’ 1a Cor,10:24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *