Encontrar la felicidad


¿Quién no quiere ser feliz? A medida que nos vamos haciendo adultos, muchas veces vamos perdiendo la sonrisa y la felicidad. Perder la felicidad puede hacer que nuestras vidas se conviertan en un verdadero desastre. Este problema, no sólo nos afecta a nosotros, nuestras parejas pueden ver afectadas sus vidas y por lo tanto nuestra convivencia puede llegar a convertirse en algo muy desagradable.

Algunas personas deciden encontrar respuesta a su falta de felicidad en las cosas materiales, pero lo único que consiguen es aumentar sus preocupaciones y tristezas. Encontrar la felicidad verdadera no es tan difícil. Sólo tenemos que saber dónde buscarla. En primer lugar, debemos darnos cuenta y reconocer que, las cosas como el dinero, la fama o el poder no traen la felicidad a nuestras vidas. Por el contrario, las cosas que nos hacen felices o nos dan alegría son muy simples.

Debemos aprender de los niños a disfrutar y apreciar las pequeñas cosas de nuestra vida. ¿Te has fijado como un niño puede pasar horas jugando con una caja de cartón siendo completamente feliz? Si comenzamos a disfrutar de las cosas simples, como los niños, entonces no tendremos que rebuscar esa perdida felicidad. Debemos comenzar a valorar las pequeñas alegrías y a apreciar cada logro sea este pequeño o grande.

Debemos empezar a vivir el presente. Lamentándonos de nuestro pasado sólo conseguiremos vivir en un eterno dolor. Hay que conseguir olvidarse de las cosas que nos hacen sentirnos tristes o molestos. Perdonar a las personas que nos han hecho daño, se convertirá en una gran liberación. Si tenemos alguna pasión entonces, debemos intentar invertir tiempo en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *