El ego mata el amor


El ego es una palabra muy corta pero que contiene en sí misma tal cantidad de energía negativa cuando se da en exceso, que logra matar cualquier sentimiento de amor o de amistad. La realidad es que el ego te hace admirarte a ti mismo, quedarte encerrado en tu yo, creer que eres el mejor… O incluso, te lleva al orgullo de pensar que siempre tienes la razón en todo y que nunca te equivocas.

Cambia el ego por aprender a querer mejor a tu pareja. Intenta ponerte en su lugar, incluso, aunque a veces no compartas un pensamiento del otro, intenta no cuestionarle, simplemente, apóyale si se trata de algo importante para él. Además, a base de empezar a ser más generoso también te darás cuenta de que merece la pena aprender a vivir siendo más flexible y que el ego lejos de engrandecerte lo que hace es enpequeñecerte y hacerte diminuto.

El ego, la soberbia, la rivalidad, los celos, la ira… son emociones que de una o de otra forma, cuando se producen en un grado excesivo y con una frecuencia notable terminan matando el amor. Así que merece la pena que empieces a apostar por el cariño, la generosidad, la empatía, la ilusión, la esperanza, la seducción constante… Las emociones te ayudan a saber cómo está una relación.

Por ejemplo, si disfrutas estando con tu pareja, si crees que puedes mostrarte tal y como eres entonces ese es un buen síntoma. Por el contrario, si tienes la sensación de que tu pareja no respeta tu modo de ser o de pensar, entonces, tienes que hablar con ella para encauzar la situación lo antes posible y que la distancia entre ambos no crezca hasta convertirse en un imposible. Deja de lado tu ego, y quiere a tu pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *