El amor más desinteresado es el de una madre


El amor tiene múltiples manifestaciones. En esencia, el amor se define por la generosidad, el desinterés, la protección y el deseo de lo mejor para el ser querido. Pues bien, no hay ningún amor que cumpla tan bien estas características como el sentimiento infinito que tiene una madre por su hijo a quien quiere y protege del mismo modo a cualquier edad. El vínculo que tiene una madre con su hijo es muy importante para ambos, pero también, para el hijo, que de hecho, en caso de no tener una buena relación con la mujer que le dio la vida, puede sufrir efectos indirectos a nivel emocional: problemas de autoestima, inestabilidad sentimental, vacío interior…

Una madre tiene peso en la vida de su hijo siempre, pero a veces, cuando los hijos se hacen mayores, las madres, que también van envejeciendo, necesitan más atención por parte de sus hijos. El síndrome del nido vacío muestra la dificultad que sienten muchas mujeres (y también hombres) al afrontar la nueva etapa de la independencia de los hijos. En esencia, una madre siempre es necesaria porque aporta cosas a tu vida que no puede aportar nadie más.

Nadie te mima tanto como ella, ni te quiere tanto como lo hace ella. Aunque el día de la Madre se celebra en el mes de mayo, en realidad, cualquier fecha en el calendario es buena para poder brindarle un merecido homenaje, darle cariño y estar con ella todo lo que puedas. En las relaciones familiares no todo es ideal y como es lógico, entre una madre y un hijo también existen los roces propios de la diferencia generacional.

Sin embargo, con buena voluntad por ambas partes, se puede encontrar el punto perfecto para disfrutar de una relación gratificante y disfrutar de un vínculo que sea positivo para ambos. Para un hijo es una protección emocional saber que cuenta con el apoyo incondicional de su madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *