Discutir en pareja con inteligencia emocional


Se tiene una noción negativa de las discusiones cuando en realidad, son más que necesarias en las relaciones interpersonales. Lo que de verdad es importante, es aprender a discutir desde la inteligencia emocional, entendiendo que no sólo es fundamental el propio punto de vista sino también, el ajeno. ¿Cómo aplicar la inteligencia emocional a una discusión?

En primer lugar, busca un momento para poder hablar en el que te sientas tranquilo. Es un gran error tener una conversación importante en un momento en el que te sientes desbordado por las emociones ya que corres el riesgo de decir algo de lo que luego te arrepientas.

Aprende a escuchar. Es un aprendizaje difícil porque estamos más acostumbrados a hablar que a ponernos en el lugar del otro. Por tanto, sé paciente y cuando sea tu pareja quien te dé su punto de vista y te diga cómo se siente, no muestres ningún signo de tener prisa.

No te quedes estancado en la discusión. Está claro que las discusiones son la parte menos agradable en una relación, sin embargo, la vida sigue, por tanto, tienes que avanzar y no quedarte anclado en el resentimiento. De normal, somos más conscientes de los defectos ajenos que de los propios, sin embargo, todo ser humano tiene limitaciones. Por tanto, siéntete agradecido por el hecho de tener una persona que te quiere tal y como eres.

En una discusión, lo importante es tener claro el objetivo: en primer lugar, liberar los propios sentimientos, curar las heridas y a partir de allí, restaurar el equilibrio en la relación de pareja. No se trata de hacer daño al otro sino de poder llegar a puntos de acuerdo para estar juntos. Por ello, el diálogo siempre es la mejor fórmula para poder entender a otra persona de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *