¿Qué diferencia el amor bueno del sentimiento enfermizo?


El amor puede ser bueno o malo, por ello, es importante estar muy atento a cómo te hace sentir a ti una historia para no prolongar en el tiempo un sentimiento insano. El amor bueno es aquel que te ayuda a crecer como persona, aporta cosas buenas a tu vida, te sientes afortunado por vivirlo y te da seguridad emocional.

Rasgos del sentimiento insano

En cambio, cuando estás viviendo una historia insana, tienes la sensación de estar en la cuerda floja, sintiendo el vértigo de caer al abismo de un momento a otro. En una situación así, te mueves más en el plano de las hipótesis que de las certezas amorosas. Tienes un montón de dudas en tu cabeza sobre hacia dónde va esa historia y si la otra persona te conviene o no.

De normal, ante una historia poco positiva, el entorno más cercano suele alertar al protagonista con sus opiniones y comentarios porque desde fuera del amor es posible ver cosas que no se ven desde dentro gracias a esa objetividad que reporta la distancia de no estar implicado en primera persona en una situación que roza el corazón por dentro.

Por ello, para diferenciar el amor bueno del sentimiento insano también tienes que tomar buena nota de las percepciones que tienen sobre tu situación actual las personas que más te quieren porque son las que desean para ti lo mejor. Quieren verte feliz y contento. En caso contrario, también sufren por ello.

Cómo te sientes tú

Para diferenciar el amor bueno del sentimiento insano tienes que estar muy atento a cómo te sientes tú ya que puede que logres engañar a muchas personas pero nunca puedes mentirte a ti mismo. El amor sano es el que te hace sentir alegre, con ilusión, motivado ante la vida, contento… En cambio, el sentimiento insano es aquel que se convierte en un lastre en tu vida porque tienes la sensación de invertir en una relación que no te devuelve lo que tú ofreces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *