Curar una decepción amorosa


El ser humano tiene memoria, por ello, a veces, le cuesta tanto olvidar y empezar de nuevo. Existen sucesos que pueden convertirse en traumáticos dejando una huella muy negativa en la mente del sujeto. Las decepciones amorosas forman parte del diario personal de la mayoría de las personas. En general, cualquier ser humano se ha enfrentado en algún momento de su vida a un amor no correspondido del mismo modo. Aquí tienes las claves para curar, lo antes posible, una decepción de estas características.

En primer lugar, siéntete afortunado por haber vivido algo así y haber sentido cosas tan bonitas. Una ilusión te aporta sensación de plenitud durante un tiempo, aunque finalmente, termine de una forma no deseada. Por ello, intenta conservar en tu mente esos instantes en los que te sentiste bien de verdad. Te darán fuerza y vitalidad.

Por otra parte, ten autoestima y quiérete a ti mismo. Si la otra persona no supo estar a la altura de aquello que tú le ofrecías, piensa, simplemente, que ella se lo pierde que no supo valorarte. El error, después de una decepción sentimental es que algunas personas se ven a sí mismas con ojos de lástima, como si tuviesen que pedir perdón por el hecho de haber querido a alguien. Aunque la otra persona no sienta lo mismo, en realidad, debería sentir agradecimiento interior por ese afecto y por los sentimientos bonitos.

Además, protégete a ti mismo de la otra persona. Por muy buena persona que sea, durante un tiempo, su presencia en tu vida aunque sea desde el plano de la amistad, puede hacerte más mal que bien. Por ello, evita tener un contacto regular o convertirle en el confidente de todo aquello que te sucede en la vida. Las decepciones son humanas, pero piensa, que después de un sentimiento amargo, seguro que llega una experiencia más positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *