Cómo evitar los conflictos personales en Navidad


La Navidad debería de ser principalmente, un tiempo de descanso emocional en el que poder despedir el año con tranquilidad interior para así dar la bienvenida a un nuevo ciclo desde una perspectiva optimista. Más allá del plano ideal, en ocasiones, la Navidad se convierte en una etapa de tensiones internas y de tristezas como consecuencia de los desencuentros familiares. ¿Qué puedes hacer para evitar, en la medida de lo posible, los conflictos Navideños? ¿Cuáles ser los puntos frecuentes de conflicto en esta época del año que te roban la paz interior? Identifica esos focos de conflicto para poder hacer algo al respecto y cambiar el foco. En la mayoría de las ocasiones, el principio del cambio reside en la perspectiva.

¿Cuál es tu objetivo?

Existen personas que inician un nuevo año con un montón de planes como si la planificación fuese una actitud exclusiva del inicio de un nuevo año. Sin duda, es esencial contar con una planificación flexible en cualquier etapa. Por tanto, planifica tu Navidad de acuerdo a tus deseos, ilusiones y expectativas.

Aprende de la experiencia de años anteriores para evitar que un año más se repitan situaciones que no quieres vivir nuevamente y también, aprende de las vivencias positivas para mantenerlas.

Establece un orden de prioridades en tu agenda

La Navidad es una etapa de muchos compromisos sociales. Sin embargo, es muy recomendable tener un orden de prioridades para establecer una organización en la agenda que se adapte a esas expectativas.

Un tiempo idóneo para expresar sentimientos

Siempre es un buen momento para expresar sentimientos, sin embargo, la Navidad crea un contexto que propicia todavía más la comunicación emocional. Analiza en qué modo puedes hacer que las Navidades de aquellos que quieres sean este año un poco más especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *