Cinco verdades sobre las rupturas de pareja


Las rupturas de pareja son un capítulo más del amor en muchos casos. Esta fase se vive de una forma muy distinta a como se siente en la primera etapa de enamoramiento porque el sabor amargo del fracaso contrasta con la infinita esperanza de construir una relación desde cero.

La ruptura es responsabilidad de dos

Pese a que pueda ser un mecanismo de defensa poner siempre la responsabilidad de la ruptura en manos de la otra persona, en realidad, cuando una historia ha llegado a su fin, ambos tienen su porcentaje de responsabilidad. Puede que no sean responsables a partes iguales pero sí es un porcentaje que conviene considerar.

Tu ex no es tu enemigo

Muchas personas se comportan como si la persona a la que han querido durante un tiempo se hubiera convertido en el enemigo a derribar. En realidad, mientras no muere el odio y el rencor es imposible pasar página.

La ruptura es más fácil cuando no hay hijos

La ruptura es más fácil cuando no se tienen hijos en común ya que los niños obligan a la pareja ropa a seguir siempre en contacto. Por el contrario, cuando una pareja que no tiene hijos rompe, no tiene ninguna obligación de seguir manteniendo el vínculo eternamente.

Existe esperanza después de la ruptura

Por dolorosa que haya sido una ruptura, la esperanza de la propia vida es mucho más fuerte. Es decir, es posible que en el momento más inesperado vuelvas a enamorarte de nuevo y sientas esa ilusión del amor.

Con el tiempo, cambia la perspectiva

El tiempo te ayuda a cambiar la perspectiva de la situación. Poco a poco, el tiempo te ayuda a olvidar, a relativizar una situación y a construir nuevos momentos de felicidad lejos de esa persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *