Cinco hábitos que prolongan la soltería no deseada

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Muchos solteros son plenamente felices con su situación sentimental, se sienten libres y cómodos en esta posición. Sin embargo, también existe la situación contraria de personas que sueñan con compartir su vida, sin embargo, prolongan su soltería como consecuencia de hábitos que no ayudan a conocer gente nueva. Uno de los hábitos frecuentes es el de rechazar planes porque siempre surgen pensamientos de pereza del tipo: “Todos irán en pareja”, “no voy a conocer a nadie”, “no estoy de humor”, “prefiero quedarme en casa”. Lo cierto es que para conocer gente nueva es fundamental adoptar hábitos destinados a tal fin. Eso no garantiza conocer el amor pero sí posibilita ampliar la agenda social.

El exceso de perfeccionismo

Tener un ideal de cómo debe de ser tu pareja, es decir, alimentar el prototipo de la media naranja también hace que la realidad nunca esté a la altura de esos anhelos más propios de una película que de la vida. La vida no es una comedia romántica: no importa de quién te enamores porque siempre tendrá algun defecto. Por tanto, para incrementar las opciones de enamoramiento, asume esta esencia del amor.

No pasar página del pasado

Algunas personas no evolucionan al ritmo de la realidad y a pesar de que ya hace tiempo que rompieron con su ex, esta historia sigue muy presente en su vida. Tanto que no hay espacio para dar la bienvenida a un nuevo amor. El inicio del 2016 es un buen momento para cerrar capítulos y dejar que el ayer se quede donde debe estar.

Ser muy enamoradizo

En contraste con los puntos anteriores conviene puntualizar que ser muy enamoradizo también puede producir frustración constante al no medir los tiempos y dar en exceso demasiado pronto. Entonces surge la insatisfacción de dar mucho y recibir poco.

El prejuicio de la edad

La edad se convierte en un prejuicio cuando la persona piensa que ya es tarde para conocer el amor a partir de los 40 o los 50. Lo importante no es la edad sino vivir la vida con el corazón despierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *