Cinco causas del autoengaño


El autoengaño muestra la actitud de aquella persona que se produce falsas expectativas a sí misma por miedo a aceptar la realidad de una historia de amor no correspondido. El autoengaño no es negativo en sí mismo sino que el sufrimiento se produce cuando este estado de ignorancia se prolonga a lo largo del tiempo. ¿Cuáles son las cinco causas del autoengaño?

Miedo a cerrar por completo la puerta

Mientras existe un mínimo de esperanza, esa puerta sentimental no se cierra. Esta es una de las razones por las que el enamorado puede seguir pegado a la mínima posibilidad de ser correspondido con tal de no despedir ese capítulo que se inició con tanta ilusión. Cerrar un capítulo para empezar otro es un paso importante pero para el que hay que estar mentalizado.

Influencia externa

En ocasiones, el autoengaño está producido por la influencia externa de amistades cercanas que alimentan la esperanza del protagonista con el objetivo de no verle sufrir. Sin embargo, el efecto que se consigue es el contrario.

Miedo a la soledad

La ilusión de un posible amor produce una compañía en el corazón que impulsa a algunas personas al autoengaño de seguir esperando porque tal vez, “la otra persona no está todavía preparada”, “está ilusionada pero es muy tímida” y justificaciones de este tipo que en realidad, son excusas que distorsionan la realidad.

No tiene pareja

Otra posible causa de autoengaño es que el otro no tenga pareja y en tal caso se considera este estado sentimental como la situación ideal para poder iniciar una historia juntos. Sin embargo, ser soltero y estar enamorado no son dos conceptos sinónimos.

Ignorar a la razón

Escuchar al corazón e ignorar a la razón también puede ser una causa de autoengaño sentimental que produce mucho dolor y sufrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *