Aprende a escuchar para ser escuchado


En las relaciones interpersonales es muy importante escuchar pero también, ser escuchado. Sin embargo, al querer atender siempre nuestras necesidades primero, ponemos más peso en el hecho de ser escuchados por el otro. Pero es injusto esperar algo que no siempre somos capaces de ofrecer de una forma responsable y plena. El poder de la escucha queda de manifiesto en entidades como el Teléfono de la Esperanza. Muchas veces, no es lo mismo lo que dice una persona y lo que entiende la otra. Existen múltiples versiones de una misma situación a través del filtro de la subjetividad. Por ello, a través de la falta de atención, la mala comunicación y la distancia esa relación se estropea cada día más y se llena de una gran carga de energía negativa. Ser escuchado es una necesidad emocional basada en el reconocimiento, por ello, cuando esta necesidad no está cubierta surge el malestar y el enfado.

Por ello, existe un aprendizaje muy importante: aprender a escuchar. Para ello, puedes participar en cursos sobre relaciones interpersonales y comunicación que se imparten actualmente. Pero además, también puedes realizar el ejercicio de detectar los puntos de conflicto más habituales en tu pareja para poder incidir de una forma más consciente sobre ellos. En segundo lugar, toma la iniciativa de tener una conversación con la otra persona. Por ello, puedes proponerle un día y una hora para quedar para hablar. En ese momento, apaga el teléfono móvil y compórtate como si tuvieses todo el tiempo del mundo para atender a la otra persona.

Ten una buena comunicación corporal. Mira a los ojos del interlocutor y no mires la hora del reloj porque es un signo de impaciencia que rara vez se disculpa en un momento de tensión. Aprende a escuchar para mejorar de verdad tus relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *