Adaptarte a la soltería tras una relación larga


Todo cambio implica un esfuerzo por tu parte ya que el cambio supone romper con la comodidad de una situación que ya se conoce. A lo largo de la vida te expones a diferentes cambios, por ejemplo, puedes optar por un empleo distinto, incluso, vivir en una ciudad diferente, hacer nuevas amistades, y por supuesto, también puedes dejar atrás el sabor dulce o amargo de una relación estable para iniciar una etapa de soledad.

A algunas personas les asusta estar solas, al igual que a otras, les asusta el compromiso. Aprender a disfrutar de uno mismo es uno de los aprendizajes más importantes y necesarios a nivel emocional ya que, incluso, en algún momento de tu vida descubrirás que hasta que no te sientes completamente bien contigo mismo, te resulta muy difícil sentirte igual de bien cuando estás acompañado. Por ejemplo, los problemas de autoestima te pueden hacer sentir muy triste en pareja en tanto que tal vez, no te crees merecedor de encontrar el amor verdadero.

Para adaptarte a la soledad tras una relación estable es positivo que intentes realizar una lectura adecuada de tu situación. Es el momento de volcarte en tu familia, en tus amigos, y por supuesto, en ti mismo. Es genial que puedas sentir la sensación de libertad de hacer lo que deseas sin tener que dar explicaciones a nadie. Aprovecha tu tiempo de verdad: puedes ir al cine, al teatro, hacer deporte, apuntarte a algún curso sobre un tema que te parezca interesante y divertido…

Para observar la soledad como positiva debes pensar en primer lugar que tú te haces compañía a ti mismo y que en cambio es mucho más dramático tener a alguien al lado con quien no tienes nada que compartir en realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *