3 aspectos que quizás has infravalorado para el día de tu boda

boda
La celebración de la boda es el momento culminante de la vida de una pareja. No en vano se suele decir que el día de la boda es el día más feliz de una pareja –hasta que llegan los niños–.

Si vas a dar ese paso, hay unos detalles sobre la celebración que deberías tener en cuenta y que a veces se obvian. Vamos a darles un repaso para que nada chirríe en ese gran día.

Transporte

La logística es ese aspecto de tu boda que nadie valora, pero que cuando es un desastre acaba echando por tierra todo el evento. Pocas veces se celebran las bodas en el mismo sitio en el que tiene lugar la ceremonia –aunque cada vez coinciden más– e, incluso, a pesar de que ceremonia y celebración tengan lugar en el mismo espacio, siempre es necesario facilitar a los invitados un medio de transporte con el que poder acudir al lugar del enlace. En ocasiones, los novios no proporcionan un transporte suficiente y algunos invitados permanecen atrapados en la boda hasta que salga un autobús que los lleve al punto en el que los recogieron. Para que esto no ocurra, aumenta dentro de lo posible la frecuencia de los viajes de autobús.

Otro de los detalles de la boda es el vehículo en el que los novios vais a poder desplazaros. Una empresa de alquiler de coches para bodas te ofrece un amplio catálogo para que tú y tu pareja encontréis el coche perfecto: bonito, romántico, espacioso…

Cazafotos

Uno de los grandes recuerdos que los novios tienen del día de la boda son las fotos. Contratar a un buen profesional con experiencia es fundamental para tener unas buenas instantáneas de la ceremonia –con especial atención al sí quiero y a los anillos–, de cómo los novios se preparan y del convite. Todas las parejas piensan en tener esas fotos tan especiales, pero en todas las bodas hay un momento muy divertido del que apenas hay testimonios gráficos: la barra libre.

Es en la barra libre cuando los asistentes se sueltan la melena, se desinhiben y se lo pasan de muerte. Un cazafotos es un fotógrafo que se dedica a inmortalizar a los presentes durante la barra libre. Lo mejor de todo es que se trata de un profesional que sabe cómo sacar a los invitados bien alegres. El cazafotos va en busca de los mejores momentos de la celebración y crea complicidad con los presentes: sabe dónde colocar la cámara y cómo tratar con los invitados para que también den lo mejor de sí mismos. El precio es más asequible que el de los fotógrafos de bodas, de hecho, en muchas ocasiones es un servicio más de los que ofrece el fotógrafo principal.

En definitiva, contrata un cazafotos y completarás tu álbum de fotos con momentos imborrables del día de tu boda.

mesa-boda

Barra libre

Como parte organizadora de la boda debes tener muy claro qué tipo de celebración quieres y cómo son tus invitados. En base a estos aspectos tendrás que organizar un tipo de boda u otro. Si tus invitados son personas con vitalidad y ganas de pasárselo bien no puedes desperdiciar la oportunidad de montar una celebración inolvidable. Para dar a “tu público” lo que pide no puedes recortar gastos en la barra libre, que es el momento que esperan los invitados más atrevidos. Además, la barra libre es un buen momento para sorprender a tu pareja y a los asistentes.

Si ese es el caso, no escatimes en la barra libre: contrata un buen puñado de horas. Una vez cumplido el tiempo pactado, será el momento de marcharse a casa, pero las empresas de catering siempre ofrecen la posibilidad de ampliar la barra libre. Aunque lo estéis pasando muy bien –cómo podría ser de otra manera, es el día de tu boda­–, debes sopesar muy bien si os merece la pena pagar la ampliación de la barra libre o no, ya que esas horas extras son un servicio con un precio muy elevado. Si cuando llega el momento ves que la celebración está decayendo, que ya se han ido muchos de los asistentes al enlace, que los ánimos no están muy boyantes, lo más inteligente será dar por terminada la boda.

Hay algunos detalles que son fundamentales en una barra libre. En primer lugar, la celebración debe tener alcohol suficiente. No creerías la de bodas en las que la diversión llega a su fin porque empieza a haber escasez de bebidas.

En segundo lugar, contrata una buena banda que haga que la gente se venga arriba. Una banda con música en directo es mucho mejor que un simple pinchadiscos –que también debes contratarlo–. Infórmate bien y pide opiniones de otras personas, pero intenta contratar a la banda que te asegure que la gente no pare de bailar mientras ellos están subidos en el escenario.

En tercer y último lugar, no olvides ofrecer una recena. Las barras libres pueden durar mucho y la ingesta de alcohol puede hacer mella en tus invitados, de modo que procura que, llegado un momento de la noche –o de la tarde–, los asistentes puedan llevarse algo a la boca. Eso les dará más energía y ganas de seguir disfrutando de la fiesta de tu boda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.