Una segunda cita diferente


En la primera cita es muy importante crear una buena impresión y conseguir que la otra persona quiera volver a quedar contigo. Espera un minuto: al tratar de impresionar a la otra persona, se te olvidó preguntarle qué le gusta hacer o qué aficiones tiene ¿verdad? Intenta que esto no se te olvide para poder “aplicarlo” en tu segunda cita. Si finalmente, no se te ocurre nada, puedes seguir alguno de estos consejos:

– Mini-viaje
Para una segunda cita puedes buscar un lugar cercano a vuestra residencia que se pueda visitar en un día y volver. Puede ser cualquier lugar: una playa o un museo o un parque acuático. La idea es viajar juntos que es una forma perfecta de tener una oportunidad para seguir hablando y conoceros mejor. Una advertencia: no elijas el viaje de noche ya que puede parecer que simplemente quieres otra cosa.

– Ir a un partido de fútbol
Podéis tener eso en común, así que es una buena oportunidad para demostrarle que vuestra primera cita te enteraste de que le gusta el futbol. Un partido puede ser el mejor lugar en el que descargar adrenalina y en el que veros los dos en acción en momentos intensos.

– Clases
Si en la primera cita hablasteis de dar clases de algo, puedes regalarle una primera clase. Esto os ayudará a conseguir un excelente vínculo entre los dos. Una clase puede proporcionaros un buen rato y hacer que luego os vayáis a tomar algo para comentar vuestras impresiones.

– Ir de excursión
Si a los dos os gusta el aire libre entonces puedes organizar un día de senderismo. Estar en compañía de la naturaleza os relajará a los dos y podréis seguir conociéndoos con tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *